Listado de análisis


miércoles, 8 de julio de 2020

Dragon Quest VIII: El Periplo del Rey Maldito (J-RPG, Playstation 2)

Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Caja Pal EspañaCasi ciento cincuenta horas de puro RPG tienen la culpa de que, por fin, haya comprobado en primera persona el por qué Dragon Quest VIII: El Periplo del Rey Maldito esté considerado tanto por la crítica del sector como por su vasta legión de fans como uno de los mejores capítulos que esta legendaria saga ha dado en sus actuales 34 años de historia. Se dice pronto. Cerca de seis millones de copias vendidas no son para tomárselas a broma, y veinte años después del retoño que dio inicio a todo, del que probablemente fue el juego más influyente del género J-RPG, Yuji Horii y un gigantesco equipo de artistas y programadores consiguieron superar lo que era prácticamente insuperable desde las grandiosas entregas para Super Famicom que ya mostraron un nivel técnico y expresivo realmente enorme. En una pregunta que hice a través de Facebook sobre cuál era vuestro J-RPG favorito en Playstation 2, cuando ya estaba a punto de terminar la aventura, esta joya apareció en casi todas las respuestas. Y no es un catálogo en el que haya profundizado demasiado, pero desde luego hasta el momento, esta creación maestra de Square Enix se lleva la palma de entre todo lo que he jugado.


Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - TítuloEl hecho de que sea el cuarto Dragon Quest más vendido de la historia es tan solo una de las anécdotas que se pueden contar para romper el hielo. También fue pionero en conservar su nombre original (Dragon Quest) fuera de Japón y lo mejor de todo, fue el primero que pudimos disfrutar en versión Pal. La apertura de Dragon Quest VIII es digna de un cuento de hadas. El final, es pura fábula. Y de todo lo que hay en medio, tanto de lo Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Alexandriamismo se puede decir. El octavo capítulo de la serie es una aventura tan colosal en tamaño, duración y proporciones que superó casi todo lo visto en su momento, algo que también se puede adjudicar a su historia, pero de una forma un poco distinta. Su longitud es apabullante, y la cantidad de personajes, sorpresas, giros y momentos emotivos forman entre todos un mosaico de genialidad perfectamente encajado, pero comparando el Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Barcoconjunto de la trama con el de títulos como algunos de la saga Tales, nos damos cuenta que sus creadores optaron por algo que en cierto modo se echa de menos hoy día: la sencillez. Una sencillez que fue criticada negativamente por unos y elogiada por otros, pero que, a fin de cuentas, consigue transportarnos y sumergirnos de lleno en un mundo envuelto por completo en magia, en fantasía, en una historia épica como pocas Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Castillo Trodainque mezcla con incomparable maestría gran cantidad de elementos como hechizos, aventura, sentido del humor, momentos que te golpean el alma y una curva de dificultad muy lógica. Esa sencillez nos devuelve a la memoria a los grandes clásicos del género RPG, aquellos que no necesitaban inventar nada novedoso ni retorcer excesivamente su tejido argumental, solamente valerse de figuras y hazañas ya escritas en multitud de formatos, Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Camino dragovianorecolocarlas a su antojo y formar un conjunto plagado de épica, con un principio y final definido, hablándonos de reyes, cuevas, tesoros y dragones. Y para mí, esto es uno de las grandes fortalezas de Dragon Quest VIII. Pero no penséis que con esto me refiero a que la historia no tiene el suficiente cuerpo, porque no es así. Esta empieza a andar en el encantador reino de Trodain. En búsqueda de entretenimiento, el monarca Trode Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Catedral de Savellainvita a sus aposentos a un misterioso arlequín, el cual, lejos de saciar su capricho, se revela como el poderoso mago Dholmaugus, un ser diabólico y despreciable que asalta las dependencias y acaba por dar con el más grande de los tesoros del condado: el cetro mágico. Con su infinito poder, Dholmaugus arruina el espléndido castillo y despoja al rey y a su hija de su condición humana. Junto a uno de sus guardias de confianza, y a amigos Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Coloración árbolesque se unirán más adelante, emprenderán un largo viaje en busca del ruin mago para recuperar el cetro y deshacer la maldición. Pero Dholmaugus no es más que un pelele, una carcasa que alberga el verdadero espíritu del mal que habitaba el cetro, el alma de Rhapthorne, que ha vuelto a la vida décadas después de que siete sabios la sellaran en un círculo mágico. También veremos como poco a poco la religión va tomando su papel.

Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Ciudadela flotanteMientras recuerdo las decenas de zonas rocosas, desiertos, montañas y valles que he recorrido junto al protagonista, habitados por monstruos y personajes dibujados por Akira Toriyama, me viene al unísono una parte de la cabecera de Dragon Ball que decía algo así como “un món d’encís, un país encantat” (un mundo hechizador, un país encantado), que le viene como anillo al dedo por la imponente sensación de aventuras intrépidas que nos Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Cueva resplandecientetransmite desde un punto bien preliminar y que nos hace, ante todo, soñar despiertos, que creo que es el objetivo último de todo gran RPG. Y es que el vastísimo mapeado que se abre ante el jugador pone muy pocas trabas a la exploración en un mundo abierto gigantesco que puede llegar a abrumar hasta que se le cogen las medidas, pero que al mismo Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - David y Dominicustiempo refuerza la sensación de estar, por encima de todo, en un gran viaje aventurero, dispuestos a escudriñar hasta el último rincón de este para encontrar ese tesoro escondido y de paso gozar con todos nuestros sentidos de la hermosura de la naturaleza en todos sus brillantes y lustrosos colores, adentrándonos en densas arboledas, escalando riscos o casi llegando a sentir el aplastante sol del desierto en el rostro. Tampoco se Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Empycchu en blanco y negroescatimó a la hora de crear ciudades enormes y deslumbrantes, llenas de vida y movimiento. Tómate tu tiempo en conocer, aprender y querer a cada una de ellas (Bacará o Arcadia me han parecido especialmente maravillosas), porque están plagadas de bonitos detalles en forma de ornamentos y elementos arquitectónicos. Además, de ellas surgirán la mayor parte de las partes que conforman la historia, misiones relacionadas con Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Estatua Torre Alexandriaalgunos de sus simpáticos personajes o con algún hecho en particular, algunas más complejas, y otras tan encantadoramente típicas como encontrar una gruta bajo tras una cascada o devolver el poder a un espejo mágico. Mientras el motor gráfico mueve el bestial entorno entre algodones para que no perdamos detalle, deberíamos casi por obligación, al Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Escalerasmenos una vez, hacer un alto en el camino, enfocar la vista del héroe hacia el cielo, y disfrutar de la armónica caída de la noche en todo su esplendor. A parte de las nuevas músicas y diálogos que esta nos trae, observar todo el proceso en tiempo real, con los cambios cromáticos en el cielo, la puesta del sol, la salida de las estrellas, los degradados… es una experiencia de placer que no tiene desperdicio. Un suave efecto Motion Blur nos acompañará en Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Gran esqueletonuestros recorridos nocturnos a pie o a lomos de las estrafalarias monturas que obtendremos llegado el momento. El estilo Cel Shading, aunque no es precisamente mi favorito, nos regala un diseño limpio y similar a una película de animación clásica y dota a los personajes de gran expresividad facial como en nuestra llegada a Ascantha, donde podremos observar Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Cueva Capitan Cuervola tristeza en los rostros de sus habitantes. Y con todo, solo he nombrado un pequeñísimo número de lugares, porque no hay que dejar de visitar el Panteón de los Dragones o la descomunal catedral de Savella que con sus suculentas decoraciones, enormes bóvedas, columnas, altares, estatuas… es uno de los puntos álgidos en cuanto a diseño y arte gráfico.

Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - MontículoLa música de Koichi Sugiyama, eterno compositor de la saga que no ha dejado de estar presente en una sola entrega, sigue a pies juntillas el sello y el estilo de juegos anteriores y venideros. Sus composiciones me han llegado, sobre todo, por su similitud con las de las grandes obras del cine, incluso llegándolas a identificar con películas concretas de aventuras, fantasía o hasta dramas románticos. En ciertos fragmentos llegamos a recordar Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Arcadiaotros de anteriores entregas, adaptados con grandes orquestaciones y multitud de instrumentos con toda la calidad del formato DVD. Las ambientaciones del juego, aparte de a sus magníficos diseños, deben muchísimo a cada una de las piezas que los acompañan. Pongamos cualquiera de los castillos por los que deambularemos. La belleza de sus Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Manantial místicograndilocuentes cuadros, sus escaleras de caracol o sus elegantes alfombras no podrían estar mejor engalanadas que por esas pomposas composiciones que tanto nos hacen pensar en la realeza, con trompetas al viento y timbales por todo lo alto. Las músicas de media intensidad y más relajadas predominan sobre el resto, y compartiremos mucho más tiempo con ellas, ya que aparecen en grutas y lugares misteriosos (la de la Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Laberinto de los héroescueva del pirata Capitán Cuervo es soberbia), muy ambientales pero que en cualquier momento nos pueden sorprender con alguna línea de bajo casi escondida, o una aparición de violines que las hacen todavía más inmersivas. Por supuesto, lo cual siempre es un privilegio, las músicas cambian de intensidad y tesitura en las mágicas noches de Dragon Quest VIII, sustituyendo instrumentos más exaltados por otros más suaves como Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Mansión de Félixclavicordios, bajando el volumen y el tempo, creando un clima perfecto para la mayor intimidad nocturna. Es preciso mencionar que la banda sonora del original japonés fue creada en formato Midi, para ser sustituida por otra orquestal grabada por la mismísima Tokyo Symphony Orchestra en las versiones occidentales. La calidad de ambas no se puede ni comparar, con lo que al final, salimos ganando en este sentido. Los Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Orkutsk centrodiálogos hablados y las voces (en inglés) son una verdadera delicia, encajando a la perfección con la personalidad de a quienes pertenecen, incluyendo acentos característicos de otros idiomas o distintos estados de ánimo. Los cientos de efectos de sonido diseminados en todos los lugares de este fantástico mundo, en los combates, en las acciones… son de un realismo formidable y un placer para el oído.

Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - PúrpuraDecir que la historia del juego se divide en misiones es enfocarlo de una forma demasiado simple para toda la grandeza que nos aguarda. Partimos de un objetivo general (e incluso este cambia con el transcurso) que se va ramificando en distintas hazañas y sub-historias en las que entrarán situaciones y personajes a borbotones, y aunque unas pocas se llegan a alargar en exceso y difuminan el objetivo general, la mayoría contiene su parte emotiva Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Rey Pavanque despierta nuevos intereses e ilusiones renovadas. Personajes hay para todos los gustos, algunos detestables como Marcello, Fatuo o Dominico y otros extremadamente adorables como Marta o David, cuyas enternecedoras historias, hechas desde el corazón, pueden sin esfuerzo sacarte más de una lágrima por la gran tristeza que despiertan y por el Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Torre laberintogran cariño que se les coge a estos últimos. Son, junto a ese sombrío funeral celebrado en la oscuridad de la tormenta, o las incursiones en el País de la sombra lunar, algunos de los momentos que me han puesto la carne de gallina y que solo por su magia, ya vale la pena sumergirse en este grandioso RPG. En ocasiones las travesías entre un punto y otro pueden resultar excesivamente largas y lentas, pero nos conviene aprovecharlas, no solamente Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Iglesia desiertopara gozar del cautivador entorno y encontrar más de una sorpresa (como el Club Puf Puf) sino para enzarzarnos en combate con los monstruos que las pueblan y mantener un nivel de experiencia cómodo, escogiendo nosotros mismos qué habilidades queremos potenciar. Estos combates se nos presentan en un formato que recuerda a anteriores títulos, pero con una cámara mucho más dinámica, y podremos inclinar un poco la balanza a Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Yedranuestro favor con la ayuda de la tensión acumulada. La distribución de los botones en los menús (por cierto, infinitamente más vistosos que los de la versión japonesa) puede resultar un tanto extraña, pero en seguida nos acostumbraremos, igual que a manejar a nuestro personaje combinando el movimiento de cámara, algo tan natural como intuitivo.

Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Final Boss RhapthorneY hasta aquí, hay una tonelada de posibilidades y elementos que se me han quedado en el tintero. El pote de alquimia, interesantísimo, con el que podremos crear objetos que no se pueden conseguir de otra forma. Alzarnos victoriosos en la Arena de los monstruos (y de paso, saludar a Torneko y a Ragnar), un logro muy complicado que nos mantendrá a la búsqueda constante de nuevos monstruos que domesticar. Volver a las ciudades para encontrar nuevos diálogos, detenerse a observar el ancho mar, volar por los aires con total libertad, atesorar esos recuerdos que se muestran en blanco y Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Fin / The Endnegro, jugar durante horas en el casino… y cuando el final consiga emocionarte por enésima vez… te darás cuenta de que aun en este punto quedan muchas cosas por hacer, nuevos lugares por descubrir y pruebas de una dificultad titánica que arrojarán una información muy relevante (y realmente emotiva) sobre el verdadero pasado de nuestro héroe. Maravilloso hasta en eso.

Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Puntuación

- Lo Mejor Del Juego: Entornos preciosos que se mueven como la seda a pesar del tamaño. Algunas historias y personajes te llegan al alma. Su sencillez argumental. Los cambios que traen las noches.

- Lo Peor Del Juego: No se puede rodear el mapa. Algunas travesías son excesivamente lentas. La dificultad de la ultimísima prueba es un castigo. Demasiados extras alternativos para mi gusto.

__________________________________________________________

Artículos Relacionados con este RPG

__________________________________________________________


__________________________________________________________

La Música de este RPG

__________________________________________________________

Al igual que el mapeado y la extensión en general de Dragon Quest VIII es una auténtica enormidad, su banda sonora hace los honores presentándonos una colección de más de 50 cortes, con el sello de identidad inconfundible de Koichi Sugiyama. Para suerte para americanos y europeos, nuestra versión cuenta con la versión 100% sinfónica, grabada por la misma Tokyo Symphony Orchestra e infinitamente superior a la versión Midi original. Y con variedad para parar un tren.

Conversation. Es lo que yo llamaría un estereotipo 100% Dragon Quest... pero como nunca lo habíamos escuchado. Su variedad melódica nos acompaña durante toda la escucha, algo en lo que se puso especial hincapié. Los vientos quedan ligeramente de fondo, mientras que en ciertas partes, las marimbas se hacen dueñas del corte, que sin resultar especialmente recargado, sí tiene mucho cuerpo instrumental y además nos alegra por su simpatía y cercanía.



Off you go, Topo. Una parte realmente deliciosa del juego. En la madriguera de los topos se dan lugar algunas de las escenas más hilarantes y simpáticas de todo el juego. Recorriendo su laberíntica guarida hasta llegar al jefe, escucharemos esta pieza, que vuelve a agenciarse un estilo 100% afín a la saga, con constantes subidas y bajadas de tono gracias a sus clarinetes y violines. Lejos de buscar crear tensión, y a pesar de la dificultad del momento, será capaz incluso de relajarnos por su tono humorístico.



Hurry! We're In a Pinch. No tendremos que esperar demasiado para escucharla por primera vez en la taberna de Villatransito, en la primera situación realmente tensa del juego, y como se aprecia a primera escucha, el tema sabe transmitir esa sensación sin problemas. Pero lo que la hace realmente especial es esa sección tan trabajada de percusión, utilizando tambores y cencerros para aportar un extra de acción y desenfreno al conjunto. Esta es de las que nos hará correr a la fuerza.



Ah Yes. At that time. Como he comentado en la review, este tipo de melodías más sosegadas (aunque no llegan a ser ambientales) predominan en su amplia banda sonora. Esta no es solamente una de mis favoritas en esas tesituras, sino del juego en general. Es una maravilla a nivel de detalles sutiles, como la presencia de triángulos y vientos graves, pero sobre todo de esa incursión más elevada de tono que se produce a partir del segundo 20, que seguramente nos tocará la fibra sensible con su evocadora melodía.



Fun Casino. Solamente para escucharla durante un buen rato, ya es casi imprescindible darse una vuelta por los dos casinos del juego, únicos lugares en los que se presenta. Trompetas con sordina, trombones y flautas traveseras para crear un ambiente de auténtica película, que me ha traído a la mente algunas de época incluso algo de cine negro, incluyendo una parte muy pausada que contrasta con el resto, más sinfónica y relajante. A nivel compositivo es una de las más sorprendentes del juego.



__________________________________________________________

Ejemplar de mi colección

__________________________________________________________


Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito

Por suerte (aunque también por razones lógicas), la brutal especulación que masacra a otros sistemas no ha llegado a algunos títulos de Playstation 2. El ejemplar que poseo de Dragon Quest VIII me fue cedido por mi hermano, se encuentra muy bien cuidado y completo con todos los extra. Se agradece, cómo no, los textos en castellano en portada y contraportada.

A parte de esto, por ser la versión Pal España, la caja está en muy buen estado. No solamente el papel impreso no tiene marcas ni hendiduras, el plástico que lo cubre también luce perfectamente transparente y sin cortes, salvo alguno muy pequeño que solo se aprecia al trasluz siendo meticuloso. Incluye el adhesivo de Producto oficial Sony intacto, y el soporte del disco en condiciones óptimas.

La parte trasera del disco luce sin la más mínima rayita ni huella, refleja perfectamente y se nota su poco uso y/o buen cuidado antes de la venta. Lo mismo sucede con la cada impresa, no se aprecian prácticamente señales de uso.

El manual tiene las típicas hendiduras de los agarres de plástico de la caja, pero salvo este detalle muy común, está como nuevo, lúcido y con los colores perfectos. También podría pasar perfectamente como nuevo.

La publicidad sobre la guía que editó Piggyback tan solo adolece de la raya central del doble, a malas penas marcada. Por lo demás, aunque no es una parte con demasiado valor, está intacta y tiene un aspecto cuidado.

Fecha de adquisición: En algún momento del 2010.
Precio: Alrededor de unos 12.-€.

Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Caja Pal España delanteDragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Caja Pal España detrás
Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Manual Pal España portadaDragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Manual Pal España interior
Dragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Disco juego Pal EspañaDragon Quest VIII - El Periplo del Rey Maldito - Publicidad guía

8 comentarios:

Zhols dijo...

Gran análisis muy en tu estilo, la verdad siempre me haces desear jugar o darles una oportunidad a los títulos que reseñas. En este caso, es un título al que le tengo muchas ganas hace tiempo, pero he decidido darme un tiempo para jugarlo, dado que, termino algo agotado después de DQVII y ya tengo empezado el XI jaja, pero de seguro cae dentro del año.

Un gran saludo!

JaviMetal dijo...

¡¡Hola Zhols!! Qué alegría leerte por aquí :D

Haces bien, tómate tu tiempo y busca el momento. El Dragon Quest XI ha de ser, por fuerza, una grandiosidad de juego. Lo tengo en la cola esperando. A ver si cuando lo termines me dejas tu valoración por aquí o en privado, como prefieras. Dragon Quest VIII es un juego muy, MUY largo que requiere tomarlo con calma y con mucho tiempo por delante. Si se sabe jugar con ritmo, la historia no decae en ningún momento, es sólida pero tan encantadora como cualquiera de los primeros capítulos, y eso fue una de las cosas que más me gustó. Gracias por tu comentario, otro gran saludo para ti.

Unknown dijo...

Gran Review. Este juego lo gané hace como 4 meses y lo único que no me gusto fue que para ir de punto A a B se demoraba una eternidad.

JaviMetal dijo...

¡Gracias! Me alegro de que te haya gustado. Es cierto. Lo dejé reflejado porque es algo que a la larga me acabó cansando un poco, aun a lomos del dientes de sable. Aún así hay que verlo en positivo... ¡más fuertes llegaremos al destino! :). Saludos.

Franco sanchez dijo...

Es que tu trabajo mejora con el tiempo amigo, un gustaso leerte, como siempre.

JaviMetal dijo...

Pensaba que este análisis gustaría menos en general, porque es un juego tan brutal en dimensiones que se me quedaron muchos detalles en el tintero y lo escribí tocando solo los más relevantes y el resto, como es habitual (desde el punto de vista más emocional). Así que especialmente me alegro de leer comentarios como el tuyo, ¡muchas gracias Franco!

Luca100 dijo...

Hola, muy buen analisis!! Te recomiendo para uno proximo (o simplemente para disfrutar un juego buenisimo) Fire Emblem 4 Genealogy of the Holy War. En mi opinión el mejor de la saga (y mi segundo juego favorito luego de GS 2). Cuenta con una jugabilidad e historia excelentes que difieren un poco de los titulos proximos y lo hacen un juego unico. Ademas que cuenta con una banda sonora alucinante. Saludos :D

JaviMetal dijo...

Hola Luca,

Muchas gracias por tus palabras. Sin duda la saga Fire Emblem es una de esas en las que me queda muchísimo por profundizar. Ahora mismo, curiosamente, estoy trabajando en la review de otro Tactical RPG. Incluiré el Fire Emblem 4: Genealogy of the Holy War en la lista para que lo podáis votar y lo tendré muy en cuenta. ¡Un saludo!

Publicar un comentario

Si te ha gustado el análisis y/o te resulta interesante, deja aquí tu comentario :)