miércoles, 28 de febrero de 2018

Vagrant Story (Playstation)

Dos mil años de existencia acogen la historia de Léa Monde. Su inmensa belleza y sus 5.000 habitantes la convirtieron en una de las más prosperas de todo el reino de Valendia, pero el destino fue trágico e impío con ella. Un terremoto asoló sus calles, casas y muros, para reducir todo su futuro y su grandeza a prácticamente un montón de escombros y estructuras derruidas. La ciudad quedó desierta, abandonada a la suerte del paso del tiempo, pero sin embargo… no todo desapareció de forma literal, hubo algo que perduró y quedó arraigado en sus rincones, en sus más escondidos pasadizos, más allá de sus cimientos y de sus profundidades. Algo muy oscuro y negativo, una fuerza terriblemente poderosa continuó plagando cada piedra de sus polvorientas calles, imbuyendo el aire y hechizando las almas de aquellos a quienes el terrible accidente arrebató la vida. Magia negra contamina todo cuanto encierran sus maltrechos muros, y sin embargo, nunca pudo arrebatar la indómita belleza del lugar. Ese extraño e infernal poder es codiciado por muchos, anhelado como un símbolo de dominación absoluta. Y de repente, una serie de sucesos acaecidos en la mansión de Duke, desataron la última parte conocida de esta historia de magia, traición, poder y misteriosas e influyentes personalidades y religiones.

De entre las numerosísimas joyas que pueblan el catálogo de RPG de Playstation, sin duda uno de los mejores en la historia de las consolas, Vagrant Story es, probablemente, la más controvertida de todas. Un juego de culto absoluto, cuya mecánica de combate ha sido objeto de numerosos estudios y tutoriales, quien sabe si influyente para posteriores creaciones del género, y cuya historia es una de las más complejas, adultas y oscuras que se puedan encontrar en un videojuego. La
introducción a este texto es tan solo una ligera pincelada, la punta del iceberg de sus entresijos. Decenas de webs dedicadas a especular, a dilucidar hipótesis y teorías para poder da forma completa a una historia sólida, homogénea y lineal, y sin embargo, pocas se ponen al 100% de acuerdo con ella. Sus múltiples y elaborados personajes, sus retorcidos pasados y personalidades, las motivaciones políticas, religiosas y familiares… todo ello invita a la deducción y a la búsqueda de
vínculos entre todos los elementos de la historia, porque ni siquiera en el juego se nos cuenta todo con detalle. Y aun así, no podría ser más apasionante, a pesar de su densidad y de sus aspectos más confusos y difuminados. Los diálogos tienen una profundidad digna de la grandeza de su historia. Las partes cómicas que la mayoría de RPG poseen, han sido totalmente apartadas de este, dando a luz una narración muy seria y todavía más compleja. Con cada escena y cada texto, se va arrojando un
poco más de luz a su intrincado argumento, algo sobre lo que cada vez desearemos saber más. La magia, la política y las dinastías son solo algunos de los pilares argumentales que se van desgranando poco a poco, con magníficas escenas que se intercalan con mucha frecuencia en el transcurso de la aventura. Desde la primera de ellas, ya nos daremos cuenta, solamente por su aspecto, de que estamos ante algo verdaderamente excepcional. Sus creadores quisieron enfocar la parte gráfica
que narra la historia como una obra cinematográfica, con peculiares planos, ángulos rebuscados y paisajes oscuros y evocadores. Los personajes lucen tremendamente realistas, detallados, y enormes, con una resolución en sus texturas casi impensable para la época, con expresiones faciales, y movimientos muy naturales que potencian su realismo. Incluso sus palabras son representadas en bocadillos como si de una historia escrita y dibujada se tratase. La épica, el suspense y el terror
se entremezclan de una forma exquisita en su transcurso, algo que sin duda sabrán apreciar los jugadores con más sensibilidad. Las escenas en tiempo real se nos presentan con mucha frecuencia al principio, y van diluyéndose poco a poco para mostrarse con cuentagotas, aunque siguen siendo muy intensas en todo momento, algunas esclarecedoras, y otras más enigmáticas, pero todas ellas absolutamente geniales.

Vagrant Story tiene su particular modo de hacer las cosas. Aquí no encontraremos ni tiendas, ni otras ciudades, ni siquiera personajes con los que conversar, por lo que dichas escenas también sirven como momento de relax y evasión entre tanta intensidad (los momentos de recuerdo de Ashley son una pasada). A partir del momento en que llegamos a Léa monde, tomaremos el control de Ashley, único protagonista controlable del juego, para ir abriéndonos paso entre enfermizas mazmorras, repletas de
oscuridad, enemigos, y en menor medida, puzzles a resolver. Aunque hablamos de una única ciudad, en la que se desarrolla todo el juego, esto no significa en absoluto que vaya a ser un paseo. Al igual que un buen director de cine puede saber moverse perfectamente en espacios pequeños y con un limitado número de actores, Vagrant Story hace de una única ciudad todo un mundo por explorar, inmenso, hermoso, intrincado, con trampas y secretos que despertarán nuestra atención a cada
paso. La mayor parte del juego transcurre por los túneles subterráneos de la ciudad, en los que las sombras y los inmundos enemigos lo gobiernan todo. Es aquí donde tendremos que estar más alerta, porque las zonas suelen ser bastante laberínticas, con diversas alturas, puertas cerradas y salidas bien escondidas. Aunque pueda sonar algo repetitivo (en ocasiones, siendo justo, lo es), la ambientación es una auténtica
maravilla, y secuestrará todos nuestros sentidos. Y cuando el juego ponga al límite nuestra paciencia, tras decenas de combates y muchas vueltas para encontrar la ansiada salida… nos encontraremos con escapadas a la ciudad de Léa Monde, y estos han sido mis momentos favoritos. Aquí las sensaciones son casi indescriptibles. El cambio de la agonizante oscuridad a los fantásticos degradados de luz, de sus rocosas paredes a los rústicos muros llenos de encanto de sus casas, de sus murallas, el
apacible entorno, los ríos, los rincones más íntimos… es una bocanada apabullante de emociones, que nos dejarán boquiabiertos. Si la ambientación en los pasos más oscuros impresiona, en el exterior es sencillamente pasmosa. El correr de los ríos, el sonido de los animales, las ocasionales campanadas que nos llegan desde la torre… todo está hecho con mimo para cautivar al jugador, para abstraerlo y transportarlo a un lugar idílico y sin embargo, tan maldito como la ciudad de Léa
Monde. Si antes hablaba de las texturas de los personajes, no son menos importantes las del entorno exterior, con un colorido que es pura poesía, especialmente en zonas donde se puede ver el horizonte, o en bellas estampas como las que encontramos en el bosque de Snowfly, con cientos de insectos volando entre su maleza y las vastas ramas de sus árboles. Su ambientación me vuelve loco, y no solo por el aspecto gráfico.

Al igual que el juego es muy exigente en su mecánica y aprendizaje, también lo es a la hora de apreciar su acompañamiento musical, que puede pasar desapercibido, pero que atesora unos cortes enormemente inspirados, que transmiten muchísimas sensaciones, sin ser una banda sonora al uso. De hecho, es uno de los scores más ambientales que he tenido el placer de escuchar, y es por esto que hay que dejarse llevar, pararse un momento y saber disfrutar de cada una de ellas, ya sea entre la
abandonada y salvaje belleza de los callejones de la ciudad, o en la más agobiante de las mazmorras. Algunas composiciones toman forma de pinceladas en los momentos justos, siendo una sutil y a veces casi inapreciable melodía el hilo principal. Otras son, directamente, una composición de sonidos de ultratumba, creada para inquietar y desasosegar al jugador, encajando siempre a la perfección en los entornos, con subidas de tono puntuales, tornándose más épicas y
grandilocuente en ocasiones, e incluso fusionando varios estilos en los cortes más completos, desde un sombrío piano con acompañamiento atmosférico (una combinación sublime) hasta el techno más “mecánico” que contrasta con la estética casi medieval. En la ambientación exterior, se sirve de sonidos como el del río o los pájaros, siendo a veces naturaleza pura, y otras creando una sensación de oscura serenidad y soledad increíble teniendo en cuenta el lugar en donde nos
encontramos. Los silencios, por supuesto, también son una de sus mejores bazas, cuando solamente escuchamos nuestros pasos o los de nuestros enemigos, a veces no existe nada mejor para generar tensión. Y en batalla, los sonidos de los filos, el chirriar de las armaduras y los gemidos de los enemigos pueden llegar a ser estremecedores, hasta tal punto que el juego se convierte en puro terror, junto a la decadencia de algunas melodías de las mazmorras. Al ser la mayoría de ellas atmosféricas, uno
puede pensar que les falta fuerza, pero cuando las partes más épicas empiezan a sonar, descubriremos que la banda sonora es más completa e interesante de lo que habíamos pensado y desde luego variedad de cortes hay de sobra. Y más de uno quedará pasmado al saber que estamos hablando de un “simple” dungeon crawler. Nunca un juego de este sub-género me había causado sensaciones tan intensas.

Vamos ahora con lo que sería la segunda parte de esta review, la de los combates y la acción en particular. Sin duda, el apartado que conforma el mayor valor diferencial de este Vagrant Story, la cara menos amable del juego pero también la más interesante, aquella que va a determinar si lo amas o lo odias. Pero no creáis que este veredicto va a llegar automáticamente: si acaso, muchos elegirán antes la segunda opción. Aclarar que, probablemente, es el RPG más técnico que he jugado en mi vida, se expande en un mar de números, estadísticas, atributos, parámetros, clases,
afinidades… y decenas de variables. Para empezar, es casi imprescindible leer bien el tutorial que incorpora el juego en una de sus opciones, pero ni siquiera esto va a suponer garantía de éxito a pesar de sus más de 100 páginas de texto. Vagrant Story nos va a exigir crear una empatía con él muy superior a cualquier otro título, va a requerir muchísimo esfuerzo, voluntad, tiempo y paciencia para llegar a dominarlo. Las armas y equipo traen unas características de serie, pero son
configurables y modificables casi al 100%. Con la ayuda del ensamblaje, la combinación y gemas varias, debemos crear equipamiento que, mediante sus afinidades y atributos, nos permita enfrentarnos a los cientos de enemigos que pueblan sus tenebrosas mazmorras, y aquí es donde está el quid de la cuestión, ya que existen humanos, dragones, bestias, malignos… con distintas afinidades como luz, fuego, aire, tierra y además, con un tipo de pegada efectiva (filo, golpe, punzada). Si a esto le
unimos las características intrínsecas de cada pieza de equipo, como fuerza, inteligencia, agilidad… la lista puede ser absolutamente interminable. Si piensas que en este Vagrant Story puedes avanzar a lo loco, estás derrotado antes de empezarlo. Si crees que es como los demás, que puedes progresar sin sacrificio, estás condenado. Si no tienes voluntad ni paciencia para pensar mucho cada movimiento, mejor que ni siquiera lo empieces. Hay que fijarse con lupa en todo. El juego no muestra ni
una gota de piedad, y si nuestro equipamiento no es el óptimo, sufriremos un tormento para avanzar en cada habitación. Por el contrario, si damos con la fórmula, va a convertirse en una experiencia tremendamente adictiva de la que no podremos escapar, absorbiendo la historia, fortaleciendo nuestras habilidades, derrotando colosales e impresionantes jefes finales… y cada uno de ellos requerirá sus propias estrategias y cuidadosa elección de equipo.

He de confesar que incluso llegué a pensar en abandonarlo en más de una ocasión. Lo frustrante que resulta hacer daño 0 a los enemigos solo es comparable a la angustiosa sensación de estar perdido entre mil puertas, caminos con enemigos terriblemente difíciles y escasez de ítems que habrá que guardar como oro en paño. Pero con mucha dedicación y esfuerzo, lograremos sobrepasar esta barrera, y llegados a este punto, esta joya comenzará a relucir de una forma pocas veces vista, transmitiéndonos infinidad de grandes sensaciones. Estamos ante un juego muy especial y distinto, genuino y sorprendente, pero que exige mucha
preparación y porque no, alguna ayuda extra de tutoriales externos para entender al 100% su mecánica de combate. Desde luego, no es apto para principiantes ni para gente que espere la clásica historia en la que se avanza de forma casi mecánica. Vagrant Story no es tan benevolente, pero superada la frustración inicial, satisface y enamora como pocos. Intentad por todos los medios que no os eche para atrás.

- Lo Mejor del Juego: Su entorno y ambientación exterior son pura poesía. La historia es seria, apasionante e intrincada. El sistema de combate es genuino, llega a ser muy adictivo.

- Lo Peor del Juego: Mucho bailoteo de texturas. Llega a sobrepasar los límites de la frustración. Objetos contadísimos. Mecánica a veces un tanto monótona. Nivel de inglés terrorífico.

11 comentarios:

Rufus dijo...

He aquí uno de mis fracasos recientes en mis incursiones al mágico mundo de los rpgs.
Este es un juego mítico que tenia en mi lista de pendientes desde tiempos inmemoriales y a la hora de la verdad no he podido superar esa barrera de exigencia de la que hablas y lo he mandado a paseo.
Sé que es un juego de culto con una gran historia digna de ser vivida pero en la vida cada cosa tiene su momento y para mi Vagrant Story, ha venido fuera de tiempo.
Me gusta que los juegos sean exigentes pero no que me resulte un coñazo carente de explicación.
Seguramente si hubiera avanzado un poco más y no me hubiera perdido en el laberinto de las catacumbas la cosa habría dado un giro.
Resumiendo, sé que el juego es bueno y único pero yo no me he divertido con él.
La traducción al español me ha parecido buena y las escenas de la trama interesante, incluso el sistema de combate no me ha desagradado, pero al igual que me paso con Koudelka, la jugabilidad, el avance y otras carencias que me encantan en los rpg me han llevado a abortar mi misión.
Te felicito por lograr terminar tu aventura y que hayas disfrutado de la peripecia.
Me daba pereza gestionar el inventario

Anónimo dijo...

ya me estaba preguntando porque no veia esta obra maestra en uno de los mejores blogs de rpg jaja me gusto el extenso apartado que le dedicaste (bahh con todos haces lo mismo).hablando del juego me llevo varios años pasarlo ya que me resultaba muy dificil hasta que entendi como funcionaba el tema de las afinidades (tampoco era tan complicado) y desde ahi se me hizo mucho mas facil . el tema del forjamiento de armas tuve que usar guia porque eso si nunca entendia

Anónimo dijo...

a que te referis con "mucho bailoteo de texturas" ?

JaviMetal dijo...

Anónimo: Con bailoteo de texturas me refiero a un síntoma muy típico de la primera Playstation, texturas un tanto inestables en algunos juegos, que parece que se mueven más de lo que deberían. Por cierto, podrías expresarte mejor, ya que yo tampoco entiendo que quieres decir con "bahh con todos haces lo mismo". Se me ocurre que podrías escribir tu un análisis del juego, a ver qué tal lo haces, porque un análisis es un análisis, no hay más, pero se puede escribir desde muchos puntos de vista, y te aseguro que a mí pasión por los RPG no me falta.

JaviMetal dijo...

Rufus: Algo completamente normal. Entiendo perfectamente que haya mucha gente a la que este juego no le termine de enganchar. Yo sufrí bastante hasta que me hice con el control, pero aun antes de eso, su historia era lo que más pegado al mando me mantenía, es sencillamente maravillosa. Además, las rejugabilidad es bastante elevada, y no descarto terminarlo por segunda vez. Sí, es un juego mítico y un must absoluto, pero en esta ocasión no es, ni de lejos, para todos los públicos. Un saludo.

Franco Sanchez dijo...

Javiii...entiendo que lo de "anónimo" fue un alago expresado de mala manera...entiendo que quiere decir que todos tus análisis son extensos, de hecho lo primero que dice es que tú blog es de los mejores sobre rpg's...ahí creo que erró un poco, porque sin dudas es el mejor, en estos días arranco secret of mana que me lo conseguí en Repro, en argentina la verdad que cuesta muuuucho conseguir
rpg' originales, una pena.

JaviMetal dijo...

Hola Franco. Ahora que lo dices, es posible, me confundió lo del "bahh", pido disculpas y muchas gracias por tus palabras. No creas, aquí el tema de conseguir juegos originales... es relativamente fácil gracias a Internet (si no, sería directamente imposible), pero es una pesadilla económica. Yo a falta de dos títulos NTSC tengo todos los RPG que aparecieron para Super Nintendo, y un buen número de los de Super Famicom, pero como te digo, es una ruina (y eso siempre intentando "rascar" un buen precio). Un saludo.

cturcios dijo...

Saludos, realmente tu blog es el mejor de los que rpgs. te leo hace años, y es todo un viaje la narrativa que le haces, que dan ganas de terminarse cada juego, lastima que sea una misión que requiere de mucha dedicación y tiempo.

JaviMetal dijo...

Hola cturios,

Muchísimas gracias por el cumplido. Siempre he pensado que para cualquier tipo de juego se puede escribir un análisis desde cualquier perspectiva, pero para un rpg es imprescindible hacerlo desde el corazón. Me alegro que estos análisis despierten en ti esas motivaciones ¡Un saludo!

julio macias dijo...

javimetal. antes que nada gracias por ofrecernos un espacio para los rpg,s de antaño que transpira pasión y conocimiento de el genero.
los juegos de yasumi matsuno plasman una madurez artística adelantada a su tiempo y vagrant story es la cúspide de su trabajo, la originalidad pasmosa lo hace incategorizable. es mi juego fetiche lo reconozco, así que ha sido todo un deleite leer a alguien con el tacto suficiente para valorar esta obra con justicia.

JaviMetal dijo...

Hola Julio,

Ante todo, gracias por esas palabras tan motivadoras. Siempre intento sacar y plasmar la mejor parte de la esencia de cada juego. Si te soy sincero, con Vagrant Story me resultó algo más difícil de extraer. Por momentos, resultó muy agobiante, no solo por la dificultad, sino por lo técnico de sus menús y la abrumadora cantidad de posibilidades, pero en cuanto aparecía una escena o la ciudad de Léa Monde se mostraba ante mí... todas esas dificultades se esfumaban y solo quedaba pura grandeza. Así es Vagrant Story.

Un saludo.

Publicar un comentario

Si te ha gustado el análisis y/o te resulta interesante, deja aquí tu comentario :)