martes, 28 de mayo de 2013

Dragon Ball Z - The Legacy Of Goku (Game Boy Advance)

No es ni por asomo el mejor videojuego de rol basado en la más exitosa serie de Akira Toriyama, pero por algún lado tenía que entrar esta saga en este vuestro blog de Rpg. Incluso si lanzamos una pequeña mirada hacia delante, las dos entregas posteriores de la saga lo superan ampliamente y tarde o temprano estarán por aquí. Mi rápida vuelta con otro análisis os puede dar una idea de la corta duración y la poca resistencia que me ha opuesto este Dragon Ball Z: The Legacy Of Goku, un action RPG aparecido para la portátil Game Boy Advance en 2002; el primer videojuego de Dragon Ball en hacer su incursión en esta consola. Se podría pensar que no fue buena idea encargar un juego que debería marcar pautas para futuras entregas a una compañía desconocida como Webfoot Technologies, Inc., pero no podemos dudar de su buen hacer si tenemos en cuenta trabajos más que dignos como Legacy of Goku II o Buu’s Fury aparecidos para este mismo sistema sin ir más lejos. Poco, muy poco más que destacar en su haber, de ahí la desconfianza inicial para un juego que esperé como agua de Mayo en su día pero que resulto ser bastante decepcionante.

En este caso, y como ya ocurría en aquel medianamente bueno Dragon Ball Z: Chō Saiya Densetsu (La Leyenda de los Saiyans) para Super Nintendo, pese a que seamos grandes fanáticos del anime / manga, tendremos que poner bastante de nuestra parte para conseguir valorar como corresponde esta entrega, es decir, como aficionados a la serie y como seguidores de los RPG. DBZ – The Legacy of Goku cubre todas las aventuras de Dragon Ball Z desde el nacimiento de Son Gohan y llegada del intratable Raditz a la tierra hasta la derrota de freezer a manos de un desbocado Son Goku en pleno estado de furia super saiyan. El concepto es bien distinto al de muchos otros RPG anteriores con sistema de cartas a la hora de resolver los combates. La dominancia de la jugabilidad action RPG se hace patente desde el principio, en la isla del maestro Kame Sennin, donde se empieza a narrar la historia sobre el secuestro de Son Gohan a manos del supuesto hermano de Goku y la aparición de Piccolo tal como sucedió en la serie que formó parte de nuestra infancia (y mucho más allá). Sin embargo, tan solo los puntos clave son narrados de forma fiel a la historia original. Para intentar agrandar el tronco central de la historia (y tal vez para llegar a más público) los programadores decidieron incluir unas cuantas historias secundarias que van sirviendo de enlace entre los principales eventos del anime. Son pequeñas misiones muy sencillas en su planteamiento, como traer de vuelta a un niño perdido en la gran ciudad o reforestar la flora del planeta Namek, devastado por Freezer y sus secuaces. Al mismo tiempo, tendremos que librar una buena cantidad de combates con los enemigos de cada escenario por donde camparán a sus anchas, ya sean espíritus malvados en el Infierno bajo el camino de la serpiente de piedra o ladrones de banco en pleno corazón de la ciudad. Algunos de ellos son de dudosa fidelidad a la serie original, mientras que otros pueden recordarnos vagamente a los aparecidos en algún capítulo. Personajes amigos también encontraremos, a parte de los amigos de Goku (Ten Shin Han, Yamcha, Krilin…) los más conocidos y recordados de aquella época de la serie, aunque la ayuda que nos prestarán será realmente escasa y harán su aparición casi de forma testimonial y anecdótica.

A la hora de comparar el aspecto visual del juego con la serie anime este sale bastante bien parado. La paleta de colores utilizada en los enormes escenarios en los que acompañaremos a Goku en cada una de sus misiones parecen sacadas de los mismos dibujos, recrean perfectamente cada uno de los artefactos y lugares de estos. El planeta Namek por ejemplo está muy bien realizado, así como sus habitantes, hogares, las texturas del suelo… no nos sentiremos para nada extraños con las localizaciones a la hora de jugar, sino todo lo contrario, continuamente nos recordará las aventuras televisivas. El diseño en general también es muy fiel, desconozco si el mismo Toriyama ha colaborado en el juego con bocetos o en algún aspecto del diseño, pero todo ha quedado de maravilla, los interiores con su gran colorido y los edificios, estatuas y grandes estructuras con un tamaño muy vistoso. Sin embargo no se ha seguido con lupa el guión original con lupa, y en muchos casos podemos encontrar flagrantes anacronías u omisiones. Goku nunca aprendió la onda Kame Hame del maestro Kaito, ni mucho menos el Taiyoken (ataque solar). En este sentido podrían haber utilizado muchísimo mejor la presencia de otros personajes para involucrarlos más en el desarrollo y evolución del personaje central en vez de ir dando confusos bandazos en la historia que algunas veces parece que no vaya a llegar a ninguna parte. Lo peor de todo esto es que, incluso siendo así, la duración total del juego puede ser inferior a (agárrense) 6 o 7 horas y el final llegará casi sin darnos cuenta, por lo que se nos quedará la impresión de que todo ha sido programado con prisa, de forma muy precipitada y resumida. Solo con imaginarme al ilusionado niño que gasta lo que vale el cartucho (que no es poco) con toda la ilusión del mundo y se encuentra con que en un par de tardes ha terminado el juego… es sencillamente para mandar una carta de reclamación a la compañía. Por suerte el juego es entretenido y si su mecánica no fuese tan monótona, podría llegar a ser bastante adictivo en ocasiones, sobre todo cuando estamos buscando cierto objeto o subiendo de nivel. A esto último, por desgracia, le sacaremos poco provecho. Vencer enemigos incrementará el número de nuestro nivel, pero las técnicas de lucha que domina Goku llegarán a nuestro inventario de manos de personajes a lo largo de la historia, no gracias a las horas de lucha, que solo nos proporcionarán más fuerza para repartir palizas y más resistencia ante ataques enemigos. No obstante, en usar estas técnicas correctamente se halla el secreto del avance, ya que el golpe básico de nuestro héroe no nos servirá prácticamente de nada por si solo. A su cortísimo alcance se une una de las peores rutinas de detección de golpes que he visto en mi vida. Si nos enzarzamos a golpes con cualquier enemigo, por muy débil que sea, tenemos todas las de perder, ya que casi nunca conseguiremos asestarle los golpes que queremos. Por el contrario, estos sí nos vapulearán a placer, y con la velocidad a la que desciente la barra de vida no es para tomárselo a broma. Tampoco es que vayamos a encontrar una gran variedad de técnicas, pero algunas como el ataque solar son imprescindibles. De hecho, si solo contáramos con el ataque básico de puños, el juego sería una experiencia prácticamente injugable. Este ataque es el único que no consume barra de magia, el resto sí, aunque esta se recarga automáticamente. Por su parte, el control sobre Goku es simple, su habilidad para volar durante un corto espacio de tiempo podría agilizar su lentitud de paso, pero es demasiado limitada.

Muy pocos juegos son los que aprovechan el potencial de la primera parte de la serie (Dragon Ball), de su historia, sus personajes y las grandes posibilidades que tienen de ser llevados a los mandos de nuestra consola para crear el juego definitivo basado en la obra de Toriyama. Esto es más una opinión personal, pero encuentro algo manido el hecho de siempre utilizar la primera parte de Dragon Ball Z para crear RPG, y este es un ejemplo, al igual que el primer RPG para Super Nintendo del que podéis encontrar una mini-review en este mismo blog. En este primer Legacy of Goku falta mucha fuerza dramática a la hora de llevar al videojuego los momentos más intensos, como la titánica lucha contra las fuerzas especiales de Freezer (en las cuales, por cierto, se han olvidado de Guldo) o el temible enfrentamiento con Vegeta. Puede que lo mejor sea la pelea final contra Freezer, que hace las veces de final boss del juego, en la cual podremos disfrutar de sus cuatro transformaciones, así como la de nuestro protagonista en super saiyan de primer nivel. Los videos ponen el resto a la hora de complementar el apartado gráfico y técnico. A pesar de que en su día fue tremendamente sorprendente la inclusión de videos FMV en una consola portátil, lo cierto es que vistos con la distancia que otorga el tiempo nos damos cuenta de que son muy cortos y sencillitos, con una calidad bastante justa y muy poca definición. Aun así, se agradece su aparición y añaden consistencia a ciertos momentos y toques muy animados como la cabecera (¡la muerte de Freezer y posteriores momentos también son geniales!), así como las imágenes estáticas directamente extraídas del anime original. Encontraremos bastantes de estas, mejorando enormemente la calidad respecto a los videos; se convertirán en uno de los mayores alicientes para los fans, entre los que me cuento, por supuesto.

Para no perder la costumbre, desgraciadamente se ha prescindido de utilizar cualquier momento musical de la serie, sustituyendo las grandiosas e inolvidables piezas que sonaban en esta por otras compuestas para la ocasión. La gran mayoría de estas pasan sin pena ni gloria por el vastísimo elenco de temas que cualquiera pueda haber escuchado en cientos de RPG y además pierden su valor orientado al fan, ya que no son para nada reconocibles, ni una sola que nos recuerde a los intensos momentos en los que estas acompañaban la acción. No obstante, hay algo salvable en todo esto. A pesar de ser, como ya he dicho, la parte más tediosa del juego, en el santuario de Namek podremos escuchar un tema casi ambiental pero con una melodía más que curiosa, que desafortunadamente se repite demasiado, o la mayoría de temas tranquilos (que son los más predominantes, por cierto) tienen un ritmo calmado que apetece escuchar a pesar de que no cuadra demasiado bien con la acción de ciertos momentos. También las hay alegres y con aires muy “groovy”, más divertidas por decirlo así. Falta bastante fuerza general, composiciones que se nos queden en la cabeza durante horas incluso algún tema que poder identificar como principal o representativo. Los efectos sonoros más inesperados son algunas voces y gritos (el grito de Kame Hame por ejemplo), pero en general son bastante escasos y de una calidad regular, sin llegar a la claridad de los grandes del género.

La parte que más guerra nos dará será, sin duda, el templo namekiano, en donde tendremos que buscar los pedestales para colocar las tres gemas. Hasta aquí el juego utiliza un sistema de buscar – encontrar – luchar, pero concretamente este lugar es para cogérselo con muchísima calma o acabaremos hastiados de su laberíntico diseño y su agobiante e irracional sistema de teletransportes, por no nombrar que los enemigos reaparecen cada vez que cambiamos de pantalla por muchas veces que los matemos. Podría ser un gran reto, la parte más complicada, pero se va en parte al traste debido a su aburrido desarrollo de prueba y error. El resto de la aventura es tremendamente fácil: si aprendemos a combinar nuestros golpes con la técnica paralizante no tendremos problemas con ninguno de los combates, solo serán cuestión de paciencia. Se le queda a uno la sensación de que se podría haber hecho más en un videojuego basado en una parte de la serie donde los combates son parte fundamental e imprescindible. Algunas rutinas son realmente chabacanas y la inteligencia de los enemigos bastante limitada, se comporta igual un enorme dinosaurio que el sagaz capitán Ginyu. Próximamente, más y mejor con su segunda y tercera parte.

- Lo Mejor del Juego: El aspecto gráfico es totalmente reconocible por el fan, muy fiel al original. La lucha final es la mejor de todas. El tamaño de algunos sprites.

- Lo Peor del Juego: La trama queda muy desmigajada. Detección de golpes horrible, magias muy limitadas y sistema de juego bastante cuestionable.

5 comentarios:

Nyancat dijo...

buenas!! este juego yo creo que se queda en mantillas frente a otro dela GBA que te comenté, el Dragon Ball: advance adventure. Desarrollo plataformero con algo de metroidvania, y combates 1 vs 1 como si de un juego de lucha se tratase. Pruebalo!!. Buen análisism, por cierto.

JaviMetal dijo...

Sí, lo probaré en cuanto tenga un rato a ver si me pongo en serio. También quiero jugar / analizar en un futuro las dos partes siguientes a esta, según sé, son mucho mejores y valen la pena realmente.

Hector Gutierrez Moyano dijo...

como he visto la serie un millón de veces, no me llaman mucho la atención jugrlos

JaviMetal dijo...

La verdad, no creo que eso tenga nada que ver... Yo soy un fan absolutamente acérrimo del manga y el anime de Dragon Ball y precisamente por eso me encanta descubrir juegos y ver como se las ingenian los programadores para adaptar las obras. Concretamente este no es ninguna maravilla, pero existen juegos fantásticos de todos los géneros y sistemas como Super Boutouden 2 para Snes y Buu's Fury para GBA.

Hector Gutierrez Moyano dijo...

los de lucha si los juego, pero como rpg, no se... al fin de cuentas si juegas a uno de rol lo que más te motiva es la historia, y si te la sabes, pierde un poco su gracia, pero tienes razón, te curiosea cómo l hacen para adaptarlo

Publicar un comentario

Si te ha gustado el análisis y/o te resulta interesante, deja aquí tu comentario :)