martes, 3 de abril de 2012

The Last Story (Wii)

No tengo por costumbre, generalmente, dejarme llevar de forma instintiva por las novedades en cuanto a RPG se refiere. Existen cientos y cientos de RPG, para decenas de sistemas y tengo la firme idea de que cada uno de ellos tiene su momento perfecto para ser disfrutado, sean cuales sean los motivos (estado emocional, tiempo disponible, apetencia de sub-género, etc.) y no por ser una novedad ha de ir delante del resto. Sin embargo, esta vez he coincidido de pleno con este recentísimo The Last Story en situación y momento adecuados. Su portada, dibujada a mano en tonos sepia nos puede hablar mucho acerca de lo que encontraremos esencialmente en el juego, así como la propia aventura nos traerá de vuelta al magnífico workart que se ha creado para presentarla físicamente en una edición de auténtico lujo para aquellos que hayan tenido la suerte de poder adquirirla.

Una historia muy sentimental y llena de emociones, tantas como puede expresar la definida personalidad de cada uno de los personajes. Una vez más una gran obra de Mistwalker llega a estas páginas, un equipo que, hoy por hoy, es imbatible en este campo atendiendo a la calidad que todas sus creaciones llevan implícita. No hace falta apenas recordar quienes componen este grupo. Mientras Hironobu Sakaguchi y Nobuo Uematsu sigan uniendo fuerzas, el futuro de los grandes RPG está asegurado, aunque las esperas entre estos se hagan mucho más largas que antaño.

Aunque se pueda hacer una ligera predicción de su belleza artística en las imágenes que acompañan este texto, es algo que, obligatoriamente, se tiene que descubrir y confirmar cuando la aventura despliega ante nosotros todas sus armas, y no en los videos de la red, sino frente a la pantalla y con el wiimote en la mano, con toda la calma del mundo y con la predisposición de complacerse con cada minuto de The Last Story. El primer gran punto clave del juego es la enorme y evocadora ciudad que se ha diseñado para él, un lugar llamado Ciudad Lázulis, creado para el deleite, un conglomerado de casas, callejones, habitantes… vida, donde podremos dedicar todo el tiempo que nos plazca a
pasear, admirar sus recovecos, hablar con sus habitantes, admirar las vistas... y donde no habrá lugar para la aburrida rutina, pues siempre nos tendrá deparadas un buen puñado de sorpresas, normalmente en forma de sub misiones o inesperados acontecimientos, la mayor parte de ellos de forma tan espontanea que solo hará que aumentar nuestro deseo de recorrer sus rústicas calles de aspecto medieval. Porqué todo ha sido diseñado con un gusto y un detalle exquisito, por ejemplo esos rincones que has de buscar bien para llegar a encontrar y después de todo no ofrecen nada especialmente útil, tan solo una sensación acogedora en la que casi podemos oler la humedad de las
vigas de las casas o notar bajo los pies el empedrado que forma el camino; con tal grado de realismo ha sido todo concebido. Dicho detalle también abarca a todos los elementos que podremos encontrarnos, pero sobre todo las vestiduras de los personajes más destacados hacen gala de un nivel de minuciosidad nunca vista en una Wii hasta el momento. Pero, obviamente, el grueso del juego no empieza y termina aquí, en Ciudad Lázulis. Existe un hilo principal que conduce las vidas de nuestros protagonistas, una historia, en principio bastante arquetípica, que infunde a todo el juego un sabor clásico y emocionante, donde Dagran, Zael y su grupo de mercenarios se buscarán la vida con diversos encargos, hasta llegar a la ciudad de Lázulis, donde comienza realmente su monumental aventura, que
es la base para que se desarrollen todo tipo de intensas situaciones rodeadas de guerras, nobleza, caballeros y una sed de venganza que cambiará su rumbo, llevándonos por impactantes giros argumentales y todo tipo de decisiones inesperadas. No solo en la acción pura y dura se basa su desarrollo, pues el enfoque que se le ha querido dar también roza lo filosófico en muchas ocasiones, incluyendo muchas cuestiones, como el camino correcto a seguir, la fidelidad, o si realmente el fin justifica los medios para alcanzar los sueños de cada uno.

El diseño gráfico de los lugares que visitaremos no le va a la zaga al de la propia ciudad. Aunque pueda parecer que muchas cuevas y lugares cerrados han sido hechos siguiendo el mismo patrón, también abundan los lugares abiertos y enormes estructuras como el bosque misterioso o el majestuoso castillo de la familia real. Por no hablar del mirador de estrellas cuando lo visitamos en el momento clave, absolutamente precioso. Lo mejor de todo es que, una vez superada la misión que se nos encomienda en cada lugar, podremos volver a disfrutarlo con más tranquilidad (y mayor nivel a ser posible). Las limitaciones de la Wii han sido muy bien disimuladas
en estos lugares tan inmensos, utilizando un tipo de desenfoque que no se hace incómodo en absoluto. Y es que, la consola blanca se ha portado magníficamente bien en este aspecto y tan solo se le pueden echar en cara las notables ralentizaciones y bajadas de frame rate que sufre cuando, en grandes espacios, coincide gran cantidad de enemigos, algo que puede llegar a ser molesto pero no empaña el resultado global.

Con la edición especial limitada además, viene un libreto con breves explicaciones sobre la banda sonora (que también se incluye de forma parcial en un Cd) y como Sakaguchi fue más exigente que nunca en este apartado. Finalmente, aceptó el trabajo de Nobuo Uematsu y ciertamente este ha conseguido crear una banda sonora que se aleja en verdad de muchos de sus anteriores composiciones, que es lo que realmente se buscaba. El trabajo orquestal es digno de mención, algunas melodías no serían lo mismo sin él. Dicho trasfondo es el encargado de dotar de la chispa definitiva a los temas que
escucharemos. Durante nuestro trasiego por la ciudad, tan solo nos acompañará una melodía de corte ambiental, muy suave y relajante, algo que aplaudo de verdad, porque es el complemento perfecto, sin destacar más de lo necesario, en nuestros apacibles y tan gratificantes paseos por ella. La intensidad melódica sube en los momentos de acción, con rimbombantes temas que cobran aquí su verdadero protagonismo. Es muy interesante destacar que ciertos tramos del juego cuentan con su melodía exclusiva. La pelea contra Jirall, por ejemplo, tiene una banda sonora de las que dejan
huella, así como la del final boss. Pero, en mi opinión, ninguna logra alcanzar (ni siquiera el tema central de la presentación, y hablamos de una excelente melodía) la fuerza que tiene la llamada “Joyful Voices Can Be Heard”, una composición majestuosa, llena de orgullo y grandeza, que aparece en los momentos más épicos, digna del que puede ser considerado uno de los mejores compositores de bandas sonoras de videojuegos del mundo. Aunque, siendo sincero, no la puedo considerar su mejor obra, es una banda sonora muy completa, un trabajo variado y técnicamente impecable, capaz de
complementar y ayudar a transmitir todo lo que se muestra en pantalla, estemos en una mansión encantada o navegando un mar salvaje. Igualmente, ya que estamos con todo el tema sonoro, digno de mención es el trabajo de interpretación de los dobladores. Cualquier diálogo principal que escuchamos suena natural, con timbres de voz muy adecuados (al menos en la versión en inglés, claro) a cada personaje. Podremos escuchar también los comentarios y conversaciones al pasar entre la gente de la ciudad, algo que añade mucho realismo y credibilidad al entorno.

Se podría afirmar que The Last Story no se queda totalmente enmarcado en Action RPG por definición, y podemos encontrar en él rasgos que corresponden a otros sub-géneros del RPG, como cierto componente táctico en las batallas, algo de exploración, incluso alguna pizca casi imperceptible de RPG occidental en lo referente, por ejemplo, a evolucionar nuestras armas y armaduras en las tiendas o las muchas sub misiones a las que podremos acceder. Pero la mecánica principal mezcla, básicamente largos periodos de acción guerrera con lapsos de descanso conversacional para ayudar a enlazar la historia y que esta vaya cobrando cuerpo. En las cruentas batallas será donde consigamos nuevos objetos, armas, componentes para mejoras y sobre todo, dinero, del cual iremos sobrados durante casi toda la aventura. De una forma que se podría acercar a otros juegos de la compañía como Lost
Odissey, el propio juego es quien regula la velocidad a la que se puede ascender de nivel. Estos, por otra parte, no se consiguen de la forma tradicional; no encontraremos oleadas de monstruos a nuestro paso, tan solo en los momentos designados para ello. Si queremos machacar enemigos hasta que nos cansemos, tendremos que localizar los llamados círculos de invocación para que vayan apareciendo.

Quizá una de sus mayores virtudes sea su ritmo argumental, que no decae en ningún momento, y que tiene su punto de inflexión cuando comienzan los sorprendentes giros del destino de nuestros carismáticos personajes. A partir de aquí es cuando el juego lleva al clímax su potencial de adicción, en una recta final plagadita de acción y sentimientos encontrados que no dejará indiferente a nadie. Preparaos para la parte final su epílogo, porque aunque creáis que ha terminado lo bueno, aun quedan algunos de los mejores
momentos, tan estremecedores que, al menos a mí, han conseguido ponerme los pelos de punta. Nadie puede saber que puesto adjudicará la historia a esta última historia (por el momento, esperemos) del genio Hironobu Sakaguchi en el rango de los RPG, pero ya puedo deciros que siempre tendrá un lugar en la colección de los poseedores de una Wii, cuya mejor hornada de títulos está llegando casi al final de su vida.

- Lo Mejor del Juego: Ciudad Lázulis es un lugar deslumbrante, que enamora a primera vista. El sistema de combate es muy versátil y dinámico. La carga filosófica del juego.

- Lo Peor del Juego: El motor gráfico sufre severas ralentizaciones en varios puntos. A veces los compañeros de batalla caen con demasiada frecuencia.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Buenas! Sólo quería decir que he llegado por casualidad hasta tu blog y que me gusta mucho. Tus escritos denotan perfectamente la pasión que sientes por los RPG, algo que agradezco y mucho. Yo no entiendo como la gran mayoría de medios del sector pueden publicar esas reseñas tan planas y "funcionariales" (con todos los respetos) en un género que pide a gritos implicación emocional del jugador para disfrutarlo en su plenitud.

Saludos y a seguir así, que sé por experiencia que a veces escribir un blog personal es algo verdaderamente frustrante.

Laguna

JaviMetal dijo...

En primer lugar, mil gracias por tu comentario. Palabras como las tuyas son las que motivan más aun, si cabe, a seguir escribiendo y además me hacen entender que realmente transmito lo que quiero y como quiero. Y esque pienso que un género tan profundo y con tanta carga emocional no puede recibir el mismo análisis que, por ejemplo, un juego de puzzle. Obviamente, también pueden contener algún detalle técnico y alguna descripción, pero no me gusta abusar de ellos, y no por lo complicado, porque de hecho es mucho más difícil expresar lo que se siente que basar el texto en números y tecnicismos, sino porque pienso que de otra forma quedaría injústamente frio.

Un saludo.

Jafeth Guardado dijo...

Una obra de arte la verdad este juego, empecé a jugarlo y no pude detenerme, vives todas las emociones en esta historia, te identificas con cada uno de los personajes y el argumento realmente te engancha bastante. El sistema de batalla es lo máximo, especialmente cuando te enfrentas con los jefes. La combinación de action RPG con el modo estrategia es bastante bueno.

JaviMetal dijo...

Viene a ser una propuesta fantástica, épica, que mezcla elementos bastante corrientes y habituales con otros más innovadores. También consiguió queme identificase con los personajes por su carisma. Y el sistema de batalla pone (entre otras cosas) el punto innovador al que me refiero. Fácilmente el mejor Rpg de Wii.

Rufus dijo...

Acabo de terminar este gran juego. Me ha gustado mucho, tiene momentanzos de esos épicos que crean adicción a esto de los RPG's.
He preferido jugar a este juego antes que a Xenoblade porque he visto que las valoraciones de los usuarios del juego eran un poco controvertidas.
A unos pocos les ha gustado mucho y a un gran numero les a decepcionado al compararlo con el otro.
A mi me a fascinado en mil detalles.
Es cierto que los personajes son bastante "repelentes" al principio. (he leído ostiables), pero según avanza la trama la cosa deja de ser un estereotipo plano.
El argumento tienen sus fases muy trilladas pero también alguna de genuina y mágica.
A mi me a encantado su humor en algunos diálogos y situaciones y sus esperpenticos momentos de culebrón venezolano.
El sistema de lucha es lo más, al principio no me gustaba y pensaba quitar el automatico para poner el manual peo la cosa cambia a medida que vas ganando nuevas habilidades y la pelea ya no se basa en un simple machaca al enemigo que tengas delante.
El punto estratégico de la formación enemiga y de improvisar tácticas nuevas en medio del combate es fantástico.
Creo que es el único juego de rol donde ningún combate me a aburrido y de hecho crea adicción ir al coliseo o invocar enemigos al que patear el culo.
La incursión en la base "gurak" es mítica.
Coincido en tu análisis, el acabado artístico es muy bueno, la música acompaña de una manera genial y la ciudad esconde un montón de secretos para los jugadores más chafarderos.
Es un juegazo top, imprescindible para los amantes del genero. Espero que sea cierto eso de que Xenoblade le da mil vueltas, porque así podremos disfrutar de los dos.
Saludos

Rufus dijo...

wuenas de nuevo, pues esta semana me he terminado el Xenoblade de wii y me ha encantado. No creo que le de mil vueltas al The Last History pero es un juegazo descomunal.
Claro que a mi el TLH también lo disfrute mucho por lo que no quiero renegar nada de él.
El Xenoblade es un juego épico y descomunal en su mapeado. Moverse por ese mundo es una experiencia fascinante, con algunos paisajes de gran belleza. Eso acompañado con la gran banda sonora hace que el apartado artístico ralle lo sublime.
La historia principal es notable también y los personajes, sin llegar a tener un carisma digno de mención, se dejan llevar sin problemas de empatía.
El sistema de combate, sin llegar a entusiasmarme el nivel de TLH, es muy bueno también, y lo acabas disfrutando.
Una joya obligatoria para todos los zumbados por los JRPG's.
Pongo aquí mis entusiastas impresiones del Xenoblade porque veo que no tienes análisis del juego y The Last History es el más cercano, al ser los dos imprescindibles de la wii.

Saludos

JaviMetal dijo...

Estimado Rufus, gracias por tus comentarios en general y por dejar tu impresión del Xenoblade Chronicles aquí plasmada. La verdad, no he escrito el análisis porque todavía no lo he jugado por falta de tiempo (y auguro que no podré jugarlo en mucho tiempo). De cualquier modo, me gusta que dejéis vuestras opiniones sobre juegos en particular o comparando varios entre sí.

¡Saludos!

Publicar un comentario

Si te ha gustado el análisis y/o te resulta interesante, deja aquí tu comentario :)