jueves, 5 de junio de 2014

Ranma ½: Akanekodan Teki Hihou (Super Famicom)

Dentro del sin par y estrafalario universo de Ranma, obviando las series de mangas y animes, por supuesto, los videojuegos han cobrado una especial importancia a lo largo de su existencia. Situados plenamente en la década de los 90, sistemas como Super Nintendo, Game Boy o incluso MSX han recibido alguna entrega basada en esta desternillante saga creada por Rumiko Takahashi, hoy en día un tanto olvidada en los medios. El último OVA data del 2008, la última película fue lanzada en 1994 (poco después que el videojuego que tenemos entre manos) y se llevó a las consolas por última vez en Playstation, en 1999. Los programadores encargados de las entregas jugables han tocado muchos estilos, sobre todo lucha one-on-one y aventuras de todo tipo (incluso alguna especie de quiz) pero extrañamente el único representante que existe en el género de los RPG sobre estos peculiares personajes lo encontramos en este Ranma Nibunnoichi: Akanekodan Teki Hihou para Super Famicom, y cuya rom se tradujo al inglés en el año 2000 por Dynamic Designs junto con otros miembros, un equipo de traductores bastante conocido por los aficionados a este género. Es, por otra parte, curiosa la escasez de RPG basados en este manga, ya que en mi opinión es una saga que puede dar mucho de sí en el plano narrativo / RPG por la versatilidad de sus personajes y situaciones.

Lejos de basarse en algún capítulo o guión ya escrito, los desarrolladores optaron por crear una serie de vivencias totalmente nuevas para Ranma y sus amigos. No es una historia pretenciosa, ni compleja, pero podría pasar por cualquiera de las que podemos ver en la serie de televisión, imaginativa, extravagante por momentos y sobre todo, llena del humor tan característico que tuvo la serie original. El guardián de un antiguo cementerio casi abandonado pasea entre las
tumbas, perdido entre la espesa bruma, lleno de temor y desconcierto. De repente, sin darse cuenta, tropieza con una extraña lápida, la rompe… ¡Y ya tenemos el lío montado! Dicho sepulcro correspondía al Rey fantasma de los gatos, un antiguo ser que ya inundó el mundo de terror hasta que un valeroso guerrero lo venció y selló su espíritu a perpetuidad (o al menos, eso se pensaba). El objetivo final ya es casi obvio, pero mientras tanto, nuestros héroes vivirán
todo tipo de situaciones destartaladas y 100% humorísticas, que van desde el rescate de Genma Saotome (el padre de Ranma, convertido en el Dios panda) a la búsqueda de los tres tesoros sagrados que formarán de nuevo el cristal mágico que impedirá la resurrección del ser maligno en cuestión. Todo, como ya digo, inundado de un sentido del humor completamente oriental, incluyendo desternillantes expresiones faciales, diálogos punzantes y las eternas
discusiones entre Ranma, Akane, Ryouga… respetándose de maravilla la esencia de la serie anime, aunque los más acérrimos puede que echen en falta esos detalles picantes tan característicos. A pesar de que el idioma original es el japonés, los textos han sido traducidos (o eso quiero pensar) de forma que la historia no haya perdido ni un ápice de su significado o de su picardía. Y es que en realidad, los personajes tan bien representados son la clave para que
aquellos que seguimos la serie de dibujos en televisión empalicemos inmediatamente con lo que vemos por la pantalla de nuestro PC vía emulador (en mi caso). El juego no nos pone en antecedentes respecto a los personajes, y da por hecho que conocemos la historia de cada personaje y el porqué de sus extrañas transformaciones. Se ha buscado un toque extra de simpatía a la hora de llevarlos al videojuego, pues todos ellos tienen un aspecto super deformed, al más
puro estilo de los videojuegos japoneses de este tipo, sus sprites son grandes y por lo general mantienen la personalidad de donde provienen, es decir, son perfectamente reconocibles. Además, los más carismáticos también tomarán el rol de protagonistas en algún momento, pudiendo luchar con Mousse, Shampoo, Ryouga… según lo requiera la historia. Así mismo, los enemigos convencionales con los que nos encontraremos bien podrían haber sido
extraídos de la misma serie. La gran mayoría de ellos están claramente inspirados en seres de la mitología japonesa, sean los típicos fantasmas con aspecto de mujer lúgubre, karatekas, judokas, personajes teatrales, e incluso esas masas gelatinosas con las que casi todo buen RPG debe de contar en su lista de enemigos, por no hablar de los más cómicos, que incluyen tigres y hormigas que fuman en pipa o coléricos muñecos de nieve.

Pero no todo está directamente relacionado con la serie. Puede que la banda sonora guarde cierto parecido en estilo a la de la serie, pero no es la misma. De hecho, sus tintes orientales e instrumentación nos pueden recordar a muchos momentos, pero desgraciadamente y como suele ser habitual, se han dejado al margen los temas que tanto nos divirtieron en televisión. Lo importante es que todos y cada uno de los temas de los que se compone la banda sonora
del juego (o al menos los más animados) fueron compuestos de forma que siempre destaca ese sentido del humor que no puede faltar, ese aire desenfadado que nos pone las pilas con el innegable aire oriental que las envuelve a todas. Es una lástima que no sea más extensa en número, porque sin llegar a las cotas de calidad de otros juegos (en realidad la mayoría de temas pasan desapercibidos) si que consiguen dotar al juego de una consistencia extra
cuando estas aparecen en acción. Pero mentiría si dijese que ninguna de ellas me ha llegado, como la que suena en la ciudad de Ranma y compañía, que tiene un cierto aire de nostalgia, es bastante adictiva conforme se va escuchando, y es mucho mejor que la que nos acompaña en el resto de pueblos. El problema es precisamente ese, que al igual que también pasa con otras, han sido desaprovechadas muchas buenas melodías que solamente suenan en lugares muy
específicos y sin embargo otras más desaboridas nos machacan constantemente en mazmorras y nos suben la tensión un pelín por encima de lo recomendable. Ni compositivamente hablando (salvo alguna excepción) ni en cuanto a calidad sonora son nada del otro mundo, quedándose uno con su interesante deje oriental y poco más; de todas formas conviven perfectamente con el resto de apartados sin desentonar. Porque este Ranma ½ - Treasure of the Red
Cat Gang no es una experiencia ni profunda ni complicada ni mística (salvo por el obvio aspecto espiritual del guión, cosa casi anecdótica), pero tampoco lo pretende en absoluto. Es, sencillamente, una historia alegre, divertida y muy llevadera. Ni el argumento ni ningún apartado técnico son particularmente pretenciosos a primera vista, por lo que al final se nos queda una sensación de que el juego cumple lo que promete, sin llevar a desengaño o
decepcionarte (como ocurre, por ejemplo, en juegos como The Legacy of Goku). Sus hechos pueden llegar a ser incluso demasiado predecibles, pues varios de ellos a lo largo de la aventura se repiten sin miramientos y además es bastante lineal, aunque a la misión central se le intercalan algunas de menor importancia, pero igualmente entretenidas, como aquellas en las que hay que rescatar una y otra vez a las chicas secuestradas.

Los pueblos, por ejemplo. En la primera toma de contacto, nos parecerán excesivamente sencillotes en diseño y distribución, son pequeños pero fáciles de conocer y recorrer. Con el avance del juego van mejorando notablemente, ganando en colorido y tamaño e incluso en detalles, y los interiores, bastante mejores que los exteriores, nos ofrecen algunas estancias singulares y resultonas como el harem o los restaurantes. Apenas se puede decir lo
mismo de los diseños de las distintas mazmorras, bastante frecuentes, por cierto. Sufren de un colorido demasiado monocromático y aburrido, y resultan bastante monótonas a al vista, aunque por suerte no son demasiado largas ni laberínticas. De todas formas, hablando en términos generales, se agradece su aspecto colorista y alegre, que es un aliciente más para terminar la aventura. Los sprites tienen un buen tamaño y una simpatía que se capta a primera
vista, aunque solo algunos final boss destacan especialmente por su envergadura, y como ya he dicho antes, son perfectamente reconocibles, incluso hay cameos como el del doctor Tofu, Kuno, Hapossai o Cologne. Es muy importante prestar atención a lo que los habitantes de los pueblos tienen que decirnos, ya que nos ofrecen pistas sobre la dirección a seguir. El mapa general es bastante grande y abierto, pero limitado al transcurso del argumento
(aunque no estaría de más tener el manual original a mano), durante el cual podremos llegar a viajar en barco y en dirigible, que serán los únicos momentos, aparte de los pueblos, en los que no nos asaltarán los combates aleatorios. La dichosa frecuencia con la que estos aparecen puede resultar un tanto agobiante, pero no es algo que suponga un escollo insalvable, pues la dificultad general, por suerte, está bastante bien equilibrada. Los niveles suben con fluidez al igual que lo hace la dureza de los enemigos.

A veces, cuando una fórmula funciona, es mejor no cambiarla, con todo lo que ello conlleva, menús sencillos, compras y equipamientos intuitivos… un RPG sin florituras ni excesos, pero con un ritmo que no deja tiempo al aburrimiento, fluido, entretenido y jugable. Es por todo esto, junto con el hecho de que se trata de un RPG de corte estrictamente clásico japonés, por lo
que se podría considerar este Ranma ½ como una oportunidad muy loable de iniciarse en el género. El mayor problema es cuando retomamos personajes que por un motivo u otro han quedado atrás y su nivel no ha subido de forma simultánea al resto, lo que nos obligará a echar unas horas extra a base de luchar para equipararlos o los monstruos nos machacarán a las primeras de cambio. Las
batallas contienen los elementos habituales, destacando las habilidades especiales, que a pesar de no ser demasiado espectaculares, son útiles y muy sencillas de utilizar, junto con el resto de parámetros y movimientos. Por supuesto, es un título especialmente recomendable si alguna vez seguiste la serie de televisión y te gustó. De hecho, y a pesar de su simple desarrollo, el juego se queda
corto en duración, ya que dedicándole unas horas al día, te puede durar menos de una semana. Esto resulta ideal si dispones de tiempo limitado para empezar una aventura, pero deja con la sensación de que se podría haber alargado un poco más, o que su argumento podría haber dado más juego. Porque incluso el ending engancha, al gozar de una buena carga de sentido del humor muy afín a la obra original.

Nota: Al margen del propio análisis, ahí va una apreciación sobre la emulación del juego. Doy por hecho que, si lo vais a probar, usaréis el parche para traducirlo al inglés. Por si alguno de vosotros utilizáis Zsnes, tuve un problema que me obligó a cambiar de emulador. Al finalizar algunas batallas, y siempre que ninguno de los personajes suba de nivel, el emulador se cuelga, quedando solo un sonido permanente y la pantalla en negro. Este inconveniente se puede sortear usando la función de rebobinado y volviendo a disputar el combate, pero a la larga resulta tremendamente molesto. Supongo que este error será producido por el parche en sí, y no por una mala emulación del juego por parte del Zsnes. En cualquier caso, aconsejo utilizar la última versión del Snes9X (1.53), con el que podréis terminarlo correctamente y sin ningún problema, además, los archivos de salvado (srm) del Zsnes son totalmente compatibles con este.

- Lo Mejor del Juego: Su aspecto vivo y colorista consigue engancharte a una historia divertida y con ritmo en su desarrollo. Dificultad bastante ajustada.

- Lo Peor del Juego: Muy simple en demasiados aspectos. Su limitada duración. El diseño de algunas partes parece de una generación anterior.

5 comentarios:

Vincent Valentine dijo...

¡Buah! No tenía ni idea de que existiera un RPG basado en Ranma, me parece increible. Muy buena reseña como de costumbre. Gracias por darnos a conocer RPG's tan curiosos como este. ¡Enhorabuena!

JaviMetal dijo...

Pues sí, así es :). El catálogo de Super Famicom / Nintendo para mí tiene el mejor listado de RPG de la historia, y entre ellos hay muchas adaptaciones de series anime o mangas, como este caso, Sailor Moon, Dragon Ball... No se puede decir que sean RPG legendarios, pero todos ellos son muy entretenidos y en general muy aptos para ser jugados por gente que ha disfrutado del formato original. Gracias nuevamente por tus elogios :D

Anónimo dijo...

Estaria bien que pusieras mas , RPG basados en anime. sobre este de Ranma no tenia idea

JaviMetal dijo...

No lo dudes, habrá más de ellos ;)
Un saludo.

Diamond Dogs dijo...

No os olvideos de los RPG de Doreamon XDDD sin duda te pasas el rato divertido como el de Ranma.

Publicar un comentario

Si te ha gustado el análisis y/o te resulta interesante, deja aquí tu comentario :)