miércoles, 17 de abril de 2013

Grandia (PlayStation)

La arqueología es una apasionante ciencia que, a lo largo de la historia, siempre ha hecho muy buenas migas con los videojuegos, especialmente con el género de los RPG. No es algo que deba extrañarnos. El propio concepto de esta ciencia puede ser fácilmente ligado a otros como aventura, descubrimientos, ruinas, civilizaciones… algo que casa perfectamente con un género que pide a gritos emoción. Ahora mismo, sin pensar demasiado, me vienen a la mente algunos como Illusion of Time o en menor medida E.V.O. Search for Eden (Super Nintendo) o las dos partes de Evolution (Dreamcast). A distintos niveles de calidad y relación con la materia, pero todos ellos unidos por una serie de ideas basadas en la aventura y el descubrimiento de antiguas civilizaciones. Pero pocas veces se ha profundizado tanto en este tema como lo hace Grandia, así que ya os podéis hacer una idea de lo que vamos a encontrar en esta larguísima aventura: una civilización perdida en el tiempo por misteriosas razones, un joven con ansias de exploración y mucho, muchísimo mundo que conocer, un mapa gigantesco, profundas ruinas… todo combinado con algunos elementos casi imprescindibles en los RPG como la magia y un elenco de carismáticos personajes.

La versión de Saturn fue la primera en aparecer, a finales del año 1997. Recibió unas críticas acordes a su calidad en los medios especializados, fue considerado incluso el mejor RPG para la consola, pero su gran lastre fue sin duda no atravesar fronteras orientales. El declive de Saturn estaba ya en su punto álgido, y la consola de Sony aun esperaba disfrutar de una larga y fructífera existencia, por lo que, afortunadamente para el resto del mundo, la versión para la Psx saciaría las ganas de aventura de aquellos que babeaban con las imágenes que por aquel entonces podían ser vistas en prensa especializadas, aunque tuvieran que esperar quizá demasiado tiempo, concretamente más de tres años y medio para disfrutarla en Europa. Sin embargo, aún hoy día, el juego no ha envejecido (o lo ha hecho envidiablemente bien), por lo que conservaba todo su carisma y brillo. Las diferencias entre ambas versiones son mínimas. Tal vez las texturas tengan un poco más de claridad en Saturn y las voces lleven impresas ese carácter japonés tan temperamental que se pierde en la versión de Psx, pero esta goza a su favor de mejores efectos de partículas y transparencias. El resto de aspectos se mantienen prácticamente idénticos. Si fuese un caso convencional, sería la versión Saturn la que aparecería en estas páginas, pero lógicamente, al no estar disponible en otro idioma que no sea japonés, he jugado / analizado la versión para Playstation, que como ya digo, es casi idéntica.

Ya sobrepasado el pistoletazo de salida del catálogo de la consola, donde los primeros RPG adolecían de gráficos toscos y deslucidos (véase, por ejemplo, Granstream Saga), Grandia, a pesar de llegar con años de retraso, daba un baño de colorido a su apartado visual, superando mucho de lo visto hasta ese momento. La verdadera gracia de estos es estar formados al mismo tiempo por elementos poligonales y sprites. Estos tienen un gran peso en el apartado, de hecho, todos los personajes lo son, además de muchos elementos ornamentales de los pueblos, interiores de los hogares y campo abierto. Estos aportan todavía más luminosidad a los gráficos, su colorido y formas son especialmente vistosos, a pesar de que se pixelan en exceso cada vez que la cámara da el zoom, pero es algo sin importancia, debido al tremendo dinamismo que muestra, los acercamientos, los cambios de ángulo… especialmente es en las batallas donde podemos apreciar todo esto en su máximo esplendor, lo que hace que estas den la sensación de ser mucho más dinámicas. Pero hablaremos más tarde de ellas. Me gustaría repasar todas esas magníficas escenas estáticas en las que los gráficos 2D vuelven a ser protagonistas y dan un toque descaradamente artístico, un deleite para la vista, lleno de vibrante colorido y trabajados diseños como podéis ver en algunas capturas, tanto que a veces cuesta pulsar el correspondiente botón para dejar de verlas. Se podría decir que, a su manera, Grandía congrega en este apartado lo mejor de las generaciones de 16 y 32 bits. De esta última, aparte de los obvios (y a veces algo fríos) diseños poligonales, también nos asaltarán en diversas ocasiones videos para remarcar las escenas más importantes. Estos pueden ser o bien marcadamente ánime, con imágenes de los personajes de clara inspiración en dibujos animados, que no están nada mal, o videos con gráficos CG, que son verdaderamente espectaculares y uno de los puntos a destacar. Ya no solo por la sobresaliente calidad con la que han sido creados, sino por las propias imágenes que nos muestra, son un auténtico espectáculo, momentos para dejar el mando sobre la mesa y disfrutar de estos con atención ya que, desafortunadamente, tampoco son tan largos como desearíamos. Enormes barcos, inmensos gigantes de piedra, construcciones mastodónticas… todo ello está tan bien representado en los videos que su imagen se queda en nuestra mente incluso al finalizar estos. Los pueblos, numerosísimos a lo largo de la aventura y muy bonitos, están inundados de encanto, de peculiares personajes y por supuesto de importantes eventos que actúan de enlace entre los eslabones que forman el trabajado guión. Lo que está mucho menos conseguido son los exteriores en campo abierto donde se suceden los combates. Justo al contrario que sucede con los pueblos, aquí encontramos una sensación casi permanente de vacío, en enormes praderas muy abiertas y monótonas, donde a veces no tenemos ni un solo punto de referencia para mantener el rumbo, lo que en ocasiones desespera un poco, más cuando estas extensiones no están claramente delimitadas y, por desorientación, más de una vez volveremos a salir por donde hemos entrado. No siempre es así, hay lugares realmente originales e interesantes donde los adornos tienen mucho más protagonismo, como las densas selvas, los nublosos bosques… etc., algo más lineales pero también menos confusos, destacando algunas excelentes ambientaciones como el barco fantasma, el interior de algunas ruinas o incluso un delicioso caserón encantado a modo de mini historia paralela, seguramente la mejor de ellas en cuanto a atmósfera.

Al principio no lo parecerá, pero tendremos que librar muchos, muchísimos combates. Pero tranquilos, ya que, a pesar de que la frecuencia de estos va aumentando (con enemigos visibles y esquivables, eso sí) Grandia tiene un as en la manga, y ese es el revolucionario sistema de combate que trajo consigo. Un sistema donde acción y estrategia se reparten el pastel y donde podemos seguir muchos caminos a la hora de evolucionar nuestros personajes, lo que puede hacer los combates muy largos y tácticos (tanto como deseemos) o sencillamente guiarlos por la fuerza bruta. En la barra inferior se sitúan personajes y enemigos. Viendo su situación, podemos decidir cual será el mejor objetivo y podremos frenar o incluso cancelar su avance y acciones A veces suceden estas casualidades, pero aunque no es lo habitual, y al igual que sucedía en mi anterior RPG (Final Fantasy II, aunque de una forma menos estática) las magias, o mejor dicho, los elementos (agua, fuego, tierra y viento) evolucionan conforme a su uso, llegando a adquirir magias bastante espectaculares y destructivas con el fuego o viento y otras defensivas y curativas (tierra y agua) que son menos útiles pero necesarias. También las armas evolucionan por tipo (hacha, espada, daga… etc.), cambio que traerá consigo nuevos movimientos especiales, al margen de las magias. Si puede haber una sola palabra que defina perfectamente el espíritu de Grandia esa es AVENTURA, con mayúsculas. El ansia de Justin, el héroe de la aventura, por descubrir e indagar en nuevos lugares, saber sobre misteriosas civilizaciones, ponerse a prueba a sí mismo enfrentándose a inhóspitos peligros como un gigantesco dragón, sus intensos deseos de libertad… se nos contagiarán con tan solo unos minutos de juego. Los textos y las voces también ayudan a ellos, el ímpetu y energía que se ha puesto en ambos da sus frutos y pronto estaremos deseando zarpar en ese barco a vapor para descubrir tierras desconocidas llenas de peligro y enigmas. Es posible que las voces no cuenten con la misma fuerza que las originales japonesas… pero no estoy para nada de acuerdo con algunas críticas que he leído sobre ellas. Al margen de las comparaciones, las voces son fuertes y claras y pienso que se ha hecho un gran trabajo en el doblaje de los personajes protagonistas entre otros (que llegan a ser nada menos que ocho manejables) ya que saben transmitir, que es lo verdaderamente importante, y la elección de las voces (por el tono y demás) es más que correcta.

Hablar de estas nos arrastra inevitablemente al apartado sonoro. Desde un primer momento nos daremos cuenta de que, como ya he comentado de pasada, la música está repleta de alegría, pasión y sensaciones muy positivas, de acuerdo al espíritu optimista del juego en general. Además de variadas, todas ellas transmiten algo distinto, pero en general te hacen afrontar la aventura con una sonrisa, incluso existen momentos cómicos en los que la ambientación sonora acompaña a la perfección. Desde la ciudad de Parm hasta el interiore del monstruo Gaia podemos empezar a contar la cantidad de instrumentos y registros musicales que se han usado, pero mejor coger papel y bolígrafo, ya que la oferta es sorprendentemente amplia. Gaitas para un puerto pesquero, acordeones para algunos pueblos apacibles y trompetas y marcada percusión para los tramos de más acción y riesgo, todo cuadra a la perfección, y rebosa alegría, ya sean las piezas de estilo más sinfónico, funky, samba… En muchos pueblos, por ejemplo, encontraremos tan solo una contundente base rítmica de percusión sin melodía, pero la ambientación tribal que requieren no puede ser más idónea. Si variada es la banda sonora, no lo son menos los efectos de sonido. Vayamos donde vayamos o hagamos lo que hagamos, siempre habrá algo a nuestro alrededor que provoque dichos efectos, ya sea la interacción del protagonista con algún elemento de los interiores, las bestias que encontraremos… por norma general, son efectos llenos de profundidad y sonoridad, las puertas al abrirse, las capas al retirarse, los pasos, el crujir de los barcos… vamos, toda una sinfonía de efectos de excelente calidad, algo muy destacable dentro del apartado sonoro.

En una historia en donde la leyenda se entremezcla con ruinas y excavaciones, un ejército con unas intenciones ocultas e inquietantes, varias subtramas que se entrecruzan de una forma tan armonizada, como sorprendente (sobre todo hacia el final), misterio, acción, descubrimientos… todo tiene un factor en común, optimismo y esencia aventura, pero eso no excluye momentos de gran profundidad, y es que a veces, pese a que esté difuminado bajo un aspecto de fantasía, casi todo en Grandia tiene un mensaje humano, sobre la igualdad de los seres vivos, sobre la codicia, sobre el amor y las responsabilidades… y los momentos cálidos realmente marcan. A pesar de todo, Grandia no los pone en bandeja, no de forma tan obvia como otros del género. Puede que las largas travesías entre los pueblos resulten algo desangeladas, pero son los pequeños momentos como las conversaciones nocturnas y las acampadas al fuego los que los llenan de calor y consiguen abstraerte de la realidad. La fiesta nocturna en Gumbo, el romántico escarceo de los protagonistas navegando el mar vacío sobre una barcaza o la visión de los espíritus en un solitario islote, todo acompañado de una música muy calmada… por no hablar de la intensísima recta final, la lluvia, la pérdida de fe de un héroe, o las preciosas estampas que nos dejan los cambios de luz. Aunque estos momentos son poco frecuentes, realmente no se olvidan.

- Lo Mejor del Juego: Muchas cosas te invitan a surcar sus 80 horas de juego, pero el optimismo y luminosidad de Grandia son especialmente contagiosos. Tiene un mensaje muy humano.

- Lo Peor del Juego: Han abusado un poco de la cantidad de texto y a veces cansa. En campo abierto da sensación de vacío y algunas zonas deberían estar delimitadas.

11 comentarios:

nyancat dijo...

Ooootre juego más que añadir a la lista. Genial análisis.

JaviMetal dijo...

Gracias tío. Recomendable especialmente si dispones del tiempo necesario para jugarlo con calma y paciencia para combatir hasta la muerte jeje. Puede que no sea el mejor Rpg de Psx, pero tiene mucha miga, una buena historia y personajes muy carismáticos como sé que te gusta :)

europeanstrike dijo...

Este es un juego que tengo en mi lista de juegos a terminar (junto con crono cross,xenogears y otros tantos),no supe de su existencia hasta que recibí su segunda parte, la cual es también un juego sobresaliente, si te es posible deberías probarla.
PD: Leyendo tus análisis me he estado preguntando, ¿se te pueden aconsejar rpgs?

JaviMetal dijo...

Yo también conocí su segunda parte antes que esta, lo conozco muy bien, de hecho lo tengo original para Dreamcast desde que salió. Es genial, mejora a su antecesor en todos los aspectos. Chrono Cross y Xenogears también los he jugado, y si tuviese que hacer un top 5 de Psx, ambos estarían en el, son auténticas maravillas que algún día rejugaré para analizar aquí.

Por supuesto, me puedes aconsejar rpg, siempre tomo en cuenta las sugerencias, eso sí, que no sean MMORPG ni RPGs de corte occidental, no puedo con ellos.

¡Un saludo!

nyancat dijo...

Por cierto, si no lo has hecho ya, juégate "La-Mulana", que está tanto para Wii como para PC. Juego clásico muuy interesante,.

JaviMetal dijo...

Estaba leyendo sobre él y si que parece interesante, además soy bastante goloso con los juegos retro, solo ver su aspecto ya me llama para jugarlo jeje.

Henry madueño dijo...

Lo tuve hace mucho pero nunca lo jugué no se por que, lo añadiré a la lista por cierto te aconsejo que pruebes el valkyrie profile es mi RPG favorito me gustaría ver un análisis de el

JaviMetal dijo...

Hola Henry :)

A veces no sé muy bien porqué, pero aunque hace tiempo que lo jugué, me siguen viniendo melodías, escenas y recuerdos de Grandia, a pesar de que al principio me resultó un poco simple, al final se te agarra bien fuerte al alma y resulta una experiencia inolvidable.

Valkyrie Profile puedes estar seguro de que aparecerá por aquí, sin duda es uno de los grandes RPG de Psx, una aventura hechizadora que tengo muchas ganas de rejugar.

Saludos.

Rufus dijo...

He terminado otro gran RPG, lo comento aquí porque no lo tienes analizado y es también de la psx 1.
Estoy hablando de The legend of dragoon.
¿Que decir? Es un juego maravilloso con una historia tremenda. El carisma de los protagonistas no es especialmente memorable, pero hay una excepción llamada Rose (con un trasfondo fascinante).
Los gráficos renderizados y las secuencias cinemáticas son de mucha categoría. Eso sí, las voces en español chirrían bastante ya que no encajan, es como ver a Rambo con la voz de un pitufo.
Pero bueno, hay poco vídeo hablado por los protagonistas.
El sistema de combate es bastante original porque está basado en combos que vas aprendiendo con la practica.
En fin, un juego imprescindible por su inmensa calidad en la trama y su desarrollo, que te deja muy buen sabor de boca en el colofon final.
Eso sí, es un juego que da muchos problemas en la emulación. El guardado y cargado del emulador puede dejar la pantalla en negro, por lo que es aconsejable cargar siempre desde el menú del juego (y si es necesario repetir un combate contra un boss sin trasformarte en dragoon).
Ah, me olvidaba. La música, la música es perfecta. No hay ningún tema que destaque especialmente pero están perfectamente ordenados según que escenario o situación.


JaviMetal dijo...

Rufus, como siempre, da gusto leer tus mini-crónicas, ya que se te ve una persona con un gran criterio a la hora de apreciar los juegos y haces que uno tenga ganas de ponerse con él. Tengo muy buenos recuerdos de él por haberlo visto en casa de un amigo en su día. De hecho, está entre las prioridades de mi lista de juegos de PSX para jugar / analizar, junto con Xenogears y Vagrant Story, entre otros.
Un saludo y gracias por tu comentario.

Rufus dijo...

Este juego me ha cautivado desde el primer momento. Grandia transcurre en un mundo fascinante que te atrapa si tienes la brillante idea de sumergirte en él.
Realmente es un RPG que he disfrutado hasta casi su final, y digo "casi" porque, también hay que reconocerlo, tiene algunas sombras negras que me han difuminado la experiencia.

Lo bueno:
Su historia, proyecta pasión por la aventura al mismo nivel que títulos como Skies of Arcadia o Rogue Galaxy.
Sus personajes, carismáticos y entrañables (casi todos).
El sistema de batalla es fantástico y que tendría que ser plagiado hasta la saciedad.
No hay combates aleatorios, se ven los enemigos y cuando los eliminas puedes explorar con tranquilidad por la zona.

Lo regular (por no decir malo):
Lo que tu describes como "perdida de fe del héroe con su redención" me ha parecido muy postizo:
De repente todos odian al protagonista, él camina solo bajo la lluvia (con una música triste muy bonita) se cae al suelo (en un charco) mientras no deja de repetir que es un inútil (cuando ha llegado donde nadie había llegado y ha descubierto un continente entero). Entonces vuelve al pueblo a hablar con el conejo y todo se soluciona mágicamente con la aparición de TODOS sus compañeros, Sue incluida, que estaba en la otra punta del mundo. ¿?
Todos estos acontecimientos pasan deprisa y corriendo, sin ningún ritmo narrativo, cosa que contrasta con como ha sido contada la historia hasta ese momento.

Para mas inri, su desenlace final me ha parecido demasiado azucarado.
Me gusta que las historias acaben bien pero no que de repente todo se convierta en una película de Walt Disney para menores de 5 años.

Referente a lo que comentas de la gran cantidad de texto.
Increíble la cantidad de diálogos opcionales que tiene este juego. Nunca había visto nada igual. Le vas dando al botón de hablar y casi todos lo personajes random dicen cosas nuevas y ademas cuando acontece un evento del juego, la mayoría del texto a cambiado, y eso puede pasar 2 o 3 veces en cada localización.
No entiendo porque se han matado tanto en historias que el 90% de los jugadores no leerán, debo ser de los pocos que se han dado una vuelta por los camarotes y sala de maquinas del barco cuando entras como pasajero, y otra vez una vez te conviertes en marinero, y otra vez cuando aparece un barco fantasma, y otra vez cuando vuelves de la misión en dicho barco.
Una locura de curro para el guionista y los traductores.


Con todo esto, no puedo olvidar que Grandia es oro puro convertido en videojuego y que me ha hecho pasar momentos memorables.

Publicar un comentario

Si te ha gustado el análisis y/o te resulta interesante, deja aquí tu comentario :)