sábado, 28 de julio de 2012

Final Fantasy VI (Super Nintendo)

Kefka ha muerto. Su imperio y su monstruosa creación se desmoronan, desvaneciéndose en la nada, desbordando todo el odio y maldad de un reinado cruel que una mente llena de locura fue capaz de crear a partir de un mundo que vivía en paz y que sin embargo estuvo a punto de volver a vivir de nuevo aquella destructiva guerra, la guerra de Magi, acontecida hace ya mil años. Ahora sí, la magia desaparece poco a poco del mundo, al igual que los Espers. El mundo, sumido en la desesperación de una tierra gris, devastada y sin vida, se recupera de lo que pudo haber sido su trágico final. Atrás queda una batalla plagada de aventuras, magia, desdichas, pero también de sentimientos, amistad y alegría, en la que unos cuantos guerreros valerosos lo arriesgaron todo y vencieron a la falta de esperanza para devolver al mundo lo que un día le fue arrebatado.
Como si de una gran celebración se tratase, nos vestimos hoy de etiqueta y ponemos una larga alfombra roja para recibir con todos los honores a uno de esos títulos que, por una parte, requiere poca presentación tan solo por su propio nombre, por tratarse de una de las partes más distinguida de esta eterna saga llamada Final Fantasy, pero que por otra, es necesario desgranar en profundidad para ser conscientes del porque estamos hablando de uno de los mejores videojuegos que se han creado jamás. Uno que, para mí personalmente, es tremendamente especial y
supone el punto álgido de la saga en muchos aspectos que detallaré a continuación. Por la incuestionable calidad de sus gráficos. Por la increíble banda sonora que compuso para la ocasión el inmortal maestro Nobuo Uematsu, que hace volar la mente hasta límites pocas veces alcanzados incluso en un RPG. Por su profundidad, su calidez y capacidad para inculcarnos sensaciones que, por muy excelentes que fuesen sus antepasados en la saga, nunca llegaron a conseguir de forma tan intensa y directa. Un Final Fantasy que reúne las
mejores cualidades y bondades que se mostraron en juegos pasados, elevándolas a un nivel muy superior, casi inalcanzable, creando un diamante cuyo brillo nunca podrán ver aquellos que reniegan de alguna manera de las partes anteriores a su tan famoso (y quizá un poco sobrevalorado) predecesor, pasando por alto el que, como ya he dicho antes, sigue siendo para mí hasta día de hoy el mejor Final Fantasy de la historia, el que más me ha llegado y sin duda al que, tras contemplar con tristeza su largo y sustancial ending, más voy a echar de menos. Creo que está
un poco de más a estas alturas explicar el porqué figura en la carátula americana el número III (siendo en realidad la sexta parte), simplemente comentar que fue el tercer juego de la saga en aparecer por aquellas tierras y, como era desgraciadamente habitual, se mantuvo en el anonimato más cruel en Europa, hasta que ocho largos años después vino de la mano Psx incluido en el Final Fantasy Anthology.

Tal como la estoy escuchando ahora mismo, voy reviviendo situaciones, escenas, momentos… incluso sin estar jugando ni viendo imágenes de estos. Es la magia de Final Fantasy VI comprimida y relatada de forma musical por un conjunto de composiciones con las que, una vez más, el Sr. Uematsu se volvió a superar a sí mismo, cosa que ya tenía realmente difícil debido al altísimo nivel que siempre ha infundido en todas sus creaciones. Son muchos momentos y sensaciones que, lejos de quedarse en
una experiencia aislada, perduran en el tiempo. Vuelve a conseguir, cosa que suele ser su firma personal, que gráficos, situaciones y banda sonora sean un todo perfecto, es decir, casi no se puede concebir un apartado sin el otro. Con una banda sonora como esta, nadie puede quedar indiferente. Su enorme profundidad ya nos alcanza de lleno en los primeros momentos. Las minas de Narshe… una melodía tan mística, llena de misterio… a pesar de ser casi ambiental. Sus suspiros nos hacen
perdernos, entre batalla y batalla, por sus caminos arenosos y paredes rocosas. Es tan solo una muestra de la creatividad e ingenio que presentan sus músicas. Además, por estilos nadie va a quedar tampoco insatisfecho. Tantas como las decenas de escenarios que el juego posee, la banda sonora es tan extensa y asombrosamente variada que probablemente sea el apartado al que más tiempo se ha dedicado.

Ambientales como la que he citado, orquestadas, con toques del oeste, réquiems, divertidas composiciones para piano con sabor añejo, alguna más movida (como la versión techno del tema de los Chocobo), salvajes y primitivas, una melancólica balada por aquí, un vals por allá, un toquecito de rock’n’roll por acullá… Y cuando veas, en una explosión de genialidad, como una orquesta entera interpreta para los espectadores que ocupan sus butacas una composición al más puro estilo Richard Wagner, seguida de un aria, con unos coros, voces (muy conseguidas para una Snes) y hasta el murmullo del público, mientras actores cantan e interpretan una obra teatral… tus ojos van a brillar de incredulidad ante la grandeza de ese momento, uno de los que, seguramente, no podrás olvidar en tu vida y que en última instancia, te incitará casi de forma espontánea a que aplaudas tu
también. Analizándola bajo un prisma más general, es una auténtica maravilla en su conjunto. Dejando a un lado la maestría compositiva en sí, la calidad con la que todo llega a nosotros es excepcional. Nuestra Super Nintendo nunca tuvo calidad de CD ni la necesitó, porqué tenía a su favor un asombroso chip de sonido que, aparte de dejar casi en ridículo a las demás consolas de su generación, nunca dejó de sorprendernos, por eso cada timbal, cada clarinete o cada violín
suenan con una fidelidad y una claridad que cuesta no pensar en una consola de más potencia al escucharlas. Puede que esté (y digo puede) un pequeño escalón por debajo de la BSO de los maravillosos Terranigma o Chrono Trigger, pero en mi opinión, nadie la supera en variedad. Una selección de exquisitas melodías dignas de ser escuchadas en tu reproductor, aunque nunca superará la experiencia de alimentar con ellas tus oídos mientras disfrutas de tan colosal aventura.

A la hora de hacerse la pregunta: ¿Quién es realmente el o la protagonista de esta historia? La respuesta es bien complicada, ya que, sencillamente, no se puede asegurar con convicción. Sí, puede que haya un par de ellos que lleven más carga argumental que el resto, pero entre los nada menos que 14 personajes jugables (aunque manejaremos a alguno más en momentos puntuales) hay mucha historia que contar, muchas vivencias personales, recuerdos y muchas relaciones de todo tipo que iremos conociendo de primera mano. Algunos de ellos no será fácil
conseguirlos, están ocultos en lugares más o menos secretos, pero si logramos reunir todo el plantel, tendremos a nuestra disposición una variedad que es fundamental a la hora de luchar, pues cada uno tiene sus propias habilidades, opciones y comandos. Ahora nos toca a nosotros formar el equipo perfecto, combinando armas y posibilidades de cada cual, aunque, en un loable intento de aportar un punto de estrategia, en
contados momentos deberemos formar equipos y pelear contra oleadas de enemigos a los que no debemos permitir avanzar. Cuanto más se conoce a los personajes, más cariño se les coge. Algunos, lógicamente, son más carismáticos que otros, que han sido olvidados con el paso del tiempo (¡aunque a mí por ejemplo me sigue gustando Setzer!) pero su elevado número nunca antes se había visto.

La primera llegada a Narshe será una simple muestra de lo que puede llegar a transmitir el juego con sus pueblos y lugares. Narshe… es difícil no enamorarse de sus casas, sus callejuelas, y sus habitantes, no sentir la calidez de las estufas y chimeneas humeantes al pasar junto a ellas entre el frío, o incluso no asombrarse con sus muchos detalles, como la animación sus engranajes o molinillos. Y todo esto ya me sucedió la primera vez que terminé la aventura. Podemos y
debemos ir acostumbrándonos a todo esto, pues será una constante en todo el juego. Es uno de mis pueblos favoritos desde siempre; hay muchos otros, pero lamentablemente no son tan entrañables ni con tanta personalidad. Su diseño es muy similar entre ellos, y eso puede resultar en cierta confusión a la hora de viajar a uno u otro, por lo que es conveniente aprendernos donde están situados. Con nuestro barco volador (santo y seña de la saga) será pan comido viajar por todo el mundo,
aunque también podemos hacerlo sentados sobre un simpático y siempre útil chocobo por el mapa siempre con un sutil modo 7. Cada vez que paremos en algún lugar, puede aguardarnos una sorpresa mayúscula. Para empezar, el juego está lleno de eventos que se activan dependiendo de nuestras acciones o decisiones. Pueden ser respuestas en conversaciones, hablar con un determinado número de personas, visitar un pueblo en un momento concreto… Y no solo eso. En lo que a gráficos se
refiere y salvando la sobriedad de los interiores como ciertos pueblos o algunas grutas (con excepciones, como la vistosa textura de hierba), Final Fantasy VI está repleto de preciosas vistas de auténtica postal y maravillosos escenarios, puesto que lo mejor de todo se mostrará ante nosotros en lugares abiertos. El bosque fantasmal es uno de esos lugares, lleno de un misterio sobrecogedor, bondad, pero también un
clima inquietante, todo ello al amparo de una ambientación increíble, entra la densa maleza y el cristalino lago que se extiende de punta a punta del escenario, que da paso al tren maldito, original, terrorífico, un escenario muy poco común en el género, donde precisamente nos damos cuenta de que, a veces, la música no es siempre la protagonista del apartado sonoro; así lo demuestra el silencio sepulcral que ambienta el interior del vehículo.

Se podría “partir” este Final Fantasy VI en dos partes bien diferenciadas. El mundo del equilibrio conlleva un seguimiento bastante estricto de la historia, respetando el orden en que se han de visitar localidades y cuevas para ir formando poco a poco el puzzle de esa adictiva historia que viene a ser el argumento central. Pero todo cambia cuando el mal uso de la magia y la codicia humana desestabilizan el equilibrio del mundo. Todo lo conocido se evapora, todo lo que antes estuvo lleno de vida, se marchita ante la tiranía de un general malvado que tan solo anhela la destrucción de todo cuanto le rodea. Llegados a este punto, la mecánica de avance cambia totalmente, lo que da la opción de terminar el juego casi inmediatamente después o recorrer los desplazados continentes en busca de decenas de aventuras más en forma de side quest para conseguir poderosos objetos y armas, secuencias ocultas y por supuesto, más experiencia. Ante esta elección, que puede alargar considerablemente la vida del juego, yo prefiero exprimir
hasta el último minuto del juego, porque habiendo llegado hasta aquí, uno ya imagina que tan magna obra todavía tiene mucho que decir, bellos paisajes que mostrar y melodías que no se habían presentado hasta ahora. Y efectivamente, vale mucho la pena. Se llama Final Fantasy VI. ¿Hay algo que añadir a todo lo que ya se ha dicho? Pues sí, muchísimo. Date el inmenso placer de comprobarlo por ti mismo.

- Lo Mejor del Juego: La historia es brillante, detallista y más adulta, además es un juego mucho más profundo y lleno de emociones. Los paisajes y su música son absolutamente impresionantes.

- Lo Peor del Juego: La segunda mitad, al tener un ritmo menos constante, pierde un poco de intensidad (pero gana en secretos y sorpresas).

P.D. Esto es una nota de interés para quien pueda resultarle útil, ya que me costó bastante encontrar la razón / solución del problema que tuve derivado de jugar a Final Fantasy IV (Final Fantasy III NTSC USA, obviamente, no existe PAL) en mi Snes Pal usando un adaptador (yo utilizo el Fire FX). Resulta que, nada más salir a campo abierto en modo 7, muchas pantallas del menú de opciones como la de Items, Habilidades, etc. se vuelven de color negro por completo, pudiéndose distinguir tan solo algunas letras y palabras. La solución parcial a este contratiempo es entrar en batalla en cualquier lugar que no sea mapeado en modo 7. Al terminar la batalla ganando, el problema habrá desaparecido hasta que vuelva a aparecer el modo 7 en pantalla. En cualquier caso, más que un problema, es una leve molestia, ya que en ningún momento me ha molestado en exceso y mi experiencia jugable con el cartucho ha sido 100% completa y satisfactoria.

24 comentarios:

Rokuso3 dijo...

Me ha gustado mucho tu análisis. Aunque mi género favorito son los JRPGs, por alguna razón la saga estrella Final Fantasy nunca me ha gustado; pero la sexta entrega es una excepción: un juego que adoro. La historia, los personajes, la música, y la cantidad de posibilidades que en otros FF echo de menos: aquí, si no te gusta Terra te gustará Locke, o Celes, o el rey, o quien sea; pero hay personajes de sobra; por no hablar del villano por excelencia Kefka.

Muy buen blog, totalmente dedicado a los JRPGs... Cuando pueda, le echaré un vistazo a otras entradas. Un saludo.

peta dijo...

la falta de protagonista, es de lo que mas me gusta de este juego, aun ando esperando otro rpg que trate a los protagonistas de esta manera

rpgidem dijo...

el mejor final fantasy de todos en mi opinión,lastima que no lo acabase,no pude con kefka xD.

genial la forma en la que el juego recompensaba la curiosidad del jugador,cuanto mas explorabas mas descubrias de la historia,y lus sueños de shadow eran simplemente geniales.

JaviMetal dijo...

Hola Rokuso3.

Perdona la tardanza en contestar, he estado de viaje unos días.
Me alegro de que te haya gustado el análisis de mi capítulo favorito de esta longeva saga, donde esta alcanzó su cénit de calidad en muchos aspectos que posteriormente siguieron renovándose en la saga pero (en mi opinión) sin alcanzar la brillantez y la grandeza que muestran en este capítulo. Se me olvidó mencionarlo en el blog, pero Kefka, el final boss, es de lo más impactante que se puede ver en 16 bits.

Si te gustan los JRPG, me alegro de haberte conocido, este blog está totalmente dedicado a ellos, sin importar el sistema. Los RPG occidentales no consiguen llegarme en absoluto y los MMORPG diréctamente no me gustan nada.

Saludos y gracias.

JaviMetal dijo...

Peta, me alegro de verte por aquí de nuevo.
En efecto, es una de las características que más resaltan y sorprenden de la mecánica de juego de FFVI, que a su vez influyen poderosamente en la historia. Ojalá Square rescatara esta forma de enfocar la narrativa de alguno de sus juegos.

Saludos.

JaviMetal dijo...

Hola rpgidem,

Seguramente no estarías usando las habilidades correctas o tendrías un nivel de experiencia más bajo del recomendado, porque es un final boss bastante sencillo (al menos, comparado con ExDeath, por ejemplo).

En cuanto a secretos, se encuentra casi a la par con su predecesor, pero en la segunda mitad de su desarrollo proporciona una gran libertad para explorar y poder encontrar cualquier secreto que se nos haya escapado, necesitando a veces para ello grandes dosis de picardía e ingenio.

¡Un saludo!

Anónimo dijo...

tremendo blog que te has montado .saludos :)

JaviMetal dijo...

Seas quien seas, gracias, me alegro de que te guste, en poco tiempo cumplirá 4 añitos.
Saludos.

Skeith dijo...

Siento mucho el retraso Javi, iba a escribirte el día que lo publicaste pero al final se me pasó y con eso de que estabas con tu Empalme Brutal pues dije más adelante se lo publico... hasta el punto que me he tenido que leer otra vez el análisis.

He de decir, que la sensación que me ha transmitido ha sido la misma que la primera vez que lo leí. Las 2 veces me han dado ganas de jugar al juego porque tal y como lo pintas parece una Obra Maestra.

Gracias por el análisis y que sepas que gracias a ti éste juego ha ascendido varias posiciones en mi lista de juegos pendientes. Saludos y ánimo ;)

JaviMetal dijo...

No te preocupes tío, muchas gracias por comentar. El empalme de festivales me ha dejado muy poco tiempo para el blog, lo retomaré con la misma fuerza de siempre una vez terminen todos.

Desde que nos conocemos ya sabes que siempre te lo he recomendado; lo es, es una magnífica obra maestra por la que no pasan los años, el mejor Final Fantasy de la historia en mi opinión.

Me alegro por todo, cuando te decidas a atacarle, házmelo saber.

Saludos y gracias.

Firewings 07 dijo...

Hermoso juego, la musica de este juego es magica, tiene un aire de misterio muy sutil en cada una de sus melodias que te envuelve en este mundo de fantasia sin darte cuenta, la historia tan bien realizada de cada personaje, cada uno tiene su complejidad bien argumentada y que encaja perfecto en la trama central. Es mas, podria hacerse un juego o una historia completa con la historia de cada personaje, realmente uno de los mejores final fantasy sin duda, solo que hasta ahora y por falta de tiempo NUNCA he podido terminar este juego, siempre me quedo al 80% de la trama central..a ver que dia lo retomo y lo termino por fin

JaviMetal dijo...

Que decir... solo con ese comienzo en las minas de Narshe, esa música tan llena de profundidad y misticismo... te llega a helar la sangre. La variedad de personajes, de historias, el desarrollo, la ópera (insisto), el descomunal trabajo gráfico... Final Fantasy VI tiene los elementos del Final Fantasy perfecto. Lo he dicho muchas veces y lo repito, para mí es sin duda el mejor Final Fantasy de la historia. Termínalo antes que ningún otro, es un juego de obligado disfrute.

Firewings 07 dijo...

ahh si las minas, esa musica tan especial, tan enigmaticos como cuando recorri el bosque mistico, ese aire de "aqui asustan" pero quiero que me asusten jaja...y luego la estacion del tren..que original esa historia de las almas y este tren llevandolas a otro mundo, a como echo a volar mi imaginacion creando mas ideas visuales mentales de esta parte del juego.

La opera, esa tiene mencion muy especial, como para recrear una obra utilizando historia, los temas musicales, etc.

Y luego el mundo de los spers, ese mundo magico del que poco te muestran en el juego, me quede con ganas de ver mas de aqui, pero era obvio que al no ser la trama central no iban a produndizar mucho aqui.

JaviMetal dijo...

Posiblemente hayas nombrado unos de mis lugares favoritos del juego. La parte del bosque fantasma y del tren es absolutamente inolvidable, por muchos años que pases sin jugarlo, 100% imaginativos y evocadores. La ópera, como ya he dicho muchas veces, sencillamente te deja con la boca abierta.

Las melodía de las minas de Narshe está en el apartado de música, y también la de la ópera, junté las tres partes en una para disfrute del personal. (solo tienes que darle a Ctrl+F para buscar Final Fantasy VI).

Anónimo dijo...

Respecto al problema de menús, yo tengo un cartucho reproducción pal en castellano con esos problemas corregidos.

Jugar en mi snes de toda la vida a este juego no tiene precio.

A veces sale alguno por ebay.

JaviMetal dijo...

Sí, alguno he visto por ahí rondando. De todas formas, por una parte como coleccionista quería el original (lo compré hace ya bastante tiempo) y por otra, en realidad lo de el fondo negro en los menús tampoco impide disfrutar de una experiencia 100% completa. De hecho, me enteré de que esto sucedía al mismo tiempo que lo jugaba. En cualquier caso, siempre está bien que aparezcan cartuchos NTSC modificados para poder disfrutarlos en consola Pal, pero ya digo que como coleccionista necesitaba manual, caja, mapa... etc. originales.

Decirte que estoy totalmente de acuerdo contigo en la penúltima frase, jugar a FFVI en la propia Snes no se paga con dinero, eso si que es acceder a una experiencia perfecta y única.

Isaac Lez dijo...

Esta es sin duda alguna mi entrega favorita de la saga Final Fantasy, un juego que lo tiene todo y que en mis gustos en cuestión de RPGs en Super Nintendo solo es superado por Chrono Trigger. Un juego sin un protagonistas definido (si tuviera que quedarme con uno quizás con muchas dudas escogería a Terra), una gran historia y un villano extraordinario. La gente suele hablar mucho de Sephirot como un gran villano y como el mejor malo de la saga, pero creo que Kefca le da mil vueltas al malo de FF VII.

JaviMetal dijo...

Estamos de acuerdo amigo. Para mí sigue siendo la obra cumbre de esta archiconocida saga. Seguido del VII, sí, pero aun imbatido por sus predecesores. La variedad narrativa que presenta es increíblemente rica gracias, entre otras cosas, al gran número de personajes que participan en la historia. Sus gráficos son superados tan solo por unos pocos juegos de la consola y su argumento marcó un antes y un después en la serie, influyendo a títulos posteriores. Ya que hablas de Kefka, decir que me parece el jefe más grandioso que se puede ver en un Final Fantasy. Sephirot tal vez sea más carismático, pero a nivel de impacto, me sigue gustando más este.

Raven Izerion dijo...

Un saludo JaviMetal, antes que nada me gustaría felicitarte por tu blog, es muy interesante y se ve que está hecho con mucha seriedad, compromiso y pasión.

Final Fantasy VI me parece uno de los mejores de la saga (aunque sólo he jugado del primero al noveno). Aunque para mí, El par de heroínas que pueden emplear magia son quienes llevan más carga argumental, por lo que siempre las consideré como las protagonistas principales.

Yo conocí este juego en su versión para GBA. Para dicha versión existe un parche que le agrega voces al aria (en japonés) y la hace aún más impactante. Sé que tienes una política "anti remake" y "anti alteración", pero de verdad en este caso vale la pena la excepción.

La batalla decisiva también es algo digno de recordar, tanto así que me ha parecido que en Radiant Historia se ha hecho algo más que un homenaje en su propia batalla final (casi raya en plagio).

Lamento el muro de texto, un cordial abrazo.

JaviMetal dijo...

Hola Raven.
Hay ocasiones como esta que le llenan a uno de alegría al ver comentarios como el tuyo, al encontrar gente que realmente se interesa por entender la filosofía de un blog y dedicarle valioso tiempo. Muchas gracias.

Yo he jugado del primero al treceavo, saltándome el 11, 12, 14 y todos los sub-capítulos (como el FF XIII-2, por ejemplo, que no me interesan) y sigo pensando que Final Fantasy VI es la quintaesencia de la saga. Estoy de acuerdo con lo que dices. A pesar de que todos los personajes comparten cierto protagonismo principal, al estar tan relacionado el argumento con la magia, quizá Cecil y Terra son las que más destacan.

Muy interesante el apunte sobre la version GBA, no tenía ni idea. He visto el video de la escena completa y es verdad que gana en profundidad (y además se escucha con bastante calidad). Cuando lo vuelva a jugar, tal vez lo haga con la version GBA.

Nintendo DS es una consola con la que aun tengo que profundizar mucho. Radiant Historia es un juego del que he leído cosas bastante positivas, otro RPG a tener en cuenta para el futuro. De dicha batalla si que prefiero no ver ningún video, me reservo para cuando me ponga con él y tendré en cuenta el detalle para fijarme bien.

De nuevo, muchas gracias por tu comentario, considérate siempre bienvenido por estas páginas, un abrazo.

Franco Sanchez dijo...

Jugado en psx,en gba y emulador, pero al fin pude conseguirlo para mí snes, finalmente voy a jugar esta obra maestra como se merece,en su versión original :)

JaviMetal dijo...

Di que sí, Franco. Nada hay como jugar un RPG en versión original y en el sistema que le vio nacer. Por muchos añadidos y filigranas que se le añadan a los remakes, jamás tendrán una esencia tan pura como el original. Yo de hecho, es la única versión a la que he jugado, que es una de las mayores obras de arte de la historia de los videojuegos.

Franco Sanchez dijo...

Si, te doy toda la razón, hace poco adquirí na snes que por suerte la conseguí en un exelente estado, para disfrutar de esta y otras joyas que tengo en carpeta, ya tengo reservado Chrono trigger el cual ya jugue muchísimo en la nintendo DS, y .......TERRANIGMA, que jugué unas 7 horas vía emulador y dejé de jugarlo mediante promesa de disfrutarlo en formato original, gracias por los análisis y recomendaciones , así da gusto leer y esperar tus análisis :)

JaviMetal dijo...

Tanto si eres español como de latinoamérica, necesitarás un conversor (Chrono Trigger solo apareció en Japón y América y Terranigma solamente en Japón, Europa y Australia), ya me contarás cuál usas, me interesa contrastar experiencias con adaptadores PAL/NTSC.

Ambos juegos andan por las nubes de precio hoy en día, yo por suerte Terranigma lo compré allá por el 96, y Chrono Trigger hace 8 o 9 años, cuando el dolar todavía estaba medio potable para importar. Deben haberte costado una fortuna, pero lo repito: a pesar de esto, no hay experiencia mejor y más pura que disfrutar estos dos juegos en versión original a los mandos de una Snes.

Y gracias por tus ánimos :)

Publicar un comentario

Si te ha gustado el análisis y/o te resulta interesante, deja aquí tu comentario :)