jueves, 21 de junio de 2012

Golden Sun: La Edad Perdida (Game Boy Advance)

Como si de una segunda parte de un libro o una película se tratase, la historia de Golden Sun toca a su fin, ahora sí, con su segunda parte, que omite el número 2 en su título para identificarse como La Edad Perdida. Esta continuación (más que segunda parte) ha de ir obligatoriamente ligada a la primera, pues forman una trama indivisible e imposible de concebir por separado, sobre todo este juego que nos ocupa, al que trataré de analizar haciendo tan solo las justas referencias al comienzo del viaje, ya que, dejando a un lado la historia, que es lo único que impide que se pueda jugar por sí solo, merece ser tratado por calidad y peso como un juego individual, nacido de las artesanas manos de Camelot para elevarse a uno de los puestos más altos en el catálogo de la portátil en cuanto a RPG se refiere.

Aunque aparecieron con una diferencia de unos meses, algo me hace pensar que ambos fueron programados casi al mismo tiempo, a pesar de que por ejemplo los sprites y las melodías han sido completamente renovados, la base, el comportamiento de los elementos es casi idéntico en ambos, lo que facilitará el control cuando ya se tiene la experiencia del primer Golden Sun. Si este ya tuvo una duración excelente para tratarse de una portátil, La Edad Perdida es todo lo que una continuación de un juego que ya rozaba la perfección debe de ser: más elaborado, más complejo y mucho más largo. En total hablamos de la friolera de 100 horas para ambas historias seguidas, una cifra que he alcanzado en muy pocos juegos. Hablando de dificultad, aquí sí que debemos abrocharnos el cinturón. El desarrollo es muy variado y rara vez se aferra a patrones tantas veces repetidos en otros juegos. Incluso diría que ha aumentado la cantidad de situaciones en las que, más que luchar, habremos de recabar información y pasar largas horas charlando con personajes y visitando nuevos lugares donde hallar la clave para poder continuar nuestra partida. Pero cuidado. Cuando nos toque luchar y estrujarnos el cerebro, lo haremos de lo lindo. Los creadores debieron pensar que Golden Sun 1 necesitaba algo más de chicha en la dificultad y se la han inculcado sobradamente a este en las partes de acción / puzzle, que normalmente suelen ir de la mano. Pasaremos por cuevas, mazmorras, y laberintos, pero lo que más nos va a poner en jaque son los dichosos faros a encender y las rocas de los elementos, otra malévola invención de los programadores para hacernos pasar un mal rato (aunque en realidad es de lo más interesante del juego). Los puzzles que en ellos encontraremos son, más que pruebas individuales (salvo algún caso concreto) un entramado de elementos dispuestos de forma que nos obliga a tener buena memoria y una capacidad de razonamiento suficiente como para poder poner en su sitio ese delicioso conglomerado de piezas perfectamente desorganizadas que son en sí mismos los templos.

La intro viene a ser una inestimable ayuda para aquellos cuya vaga memoria haya olvidado algún detalle de cómo se ha llegado a este punto, un texto muy valioso para ponernos en marcha a través de las más de 60 horas que dura la aventura, que nos sintetiza en unas líneas todo lo que ocurrió anteriormente y la situación actual del mundo de Weyard de forma perfectamente resumida, muy clara y comprensible. A partir de aquí, todo es otra historia (literalmente). Nuevos pueblos, nuevos continentes… y nuevos personajes. Porque, a pesar de que hayamos transferido la información del primer Golden Sun, no será con estos personajes con quienes empecemos la aventura, sino con Félix, Nadia, Sole y Kraden, formando así desde el principio un excelente paralelismo entre dos historias, dos pensamientos y dos objetivos totalmente enfrentados como son los de los nuevos y los anteriores protagonista. Todo comienza con Félix y los demás justo antes de que el faro de Venus fuese encendido, es decir, desde el punto de vista de nuestros nuevos protagonistas al mismo tiempo que sucede lo que en Golden Sun fue el final de la historia, una forma de empezar realmente interesante y motivadora que se prolongará tanto como dura el juego, hasta el punto de que, en un momento concreto, las dos partes se han de encontrar.

Veo aquí, sin duda, el elemento más interesante y emotivo del juego, que se ha sabido resolver de una forma impecable. Si en la anterior historia había un objetivo totalmente opuesto, ahora lucharemos por ver todos los faros encendidos, algo que quizá al principio cueste entender, y no será hasta bien avanzado el juego cuando comprenderemos los verdaderos motivos de cada cual. Anteriormente tuvimos a Hans, Garet y los demás bajo nuestro control, personajes que fuimos desarrollando y curtiendo, entendiendo su personalidad y entablando una relación de protagonismo con ellos. Ahora sucede exactamente lo mismo pero con el grupo de Félix. Es esto lo que nos creará tal inquietud, la tensa espera hasta llegar a momentos que estaremos esperando con ansia durante todo el juego, aquellos en que se unan dos grandes personalidades y realmente poder comprobar definitivamente quien estaba en posesión de la verdad. ¿Debe la Alquimia volver a ser liberada para salvar el mundo con la posibilidad de que cree en los humanos avaricia o delirios de grandeza? ¿O deben seguir los faros extinguidos, con lo que el mundo se va consumiendo poco a poco? Los muchos cabos sueltos y preguntas sin respuesta se nos irán respondiendo a medida que avancemos, mezclados con historias paralelas (incluyendo un simpático guiño a los cuentos de hadas tradicionales); en el desarrollo nos enfrentaremos una y otra vez a un sentimiento que se ha impreso en el juego a la perfección, el choque entre amistad y enemistad, confianza y desconfianza, recelo entre personajes incluso del mismo bando. Y es que muchas veces, la maldad de unos o bondad de otros tan solo es relativa, el argumento da tantas vueltas que incluso nosotros mismos nos sentiremos desengañados en muchas ocasiones y tan solo al final se nos disiparán las dudas con momentos ciertamente reveladores..

El mapeado presentado para la ocasión se come, literalmente, todo lo visto anteriormente. Un mundo abierto casi por completo, libre de explorar con muchas menos trabas que antes, donde los lugares, misterios y secretos se han elevado en número a la enésima potencia, y donde se hace ya imprescindible el uso del mapa para no perder por completo la orientación. El factor exploración, pues, aparece con fuerza en este título, pero habremos de hacerlo con cuidado e inteligencia, ya que en esta ocasión nos podemos ir olvidando de que el juego nos guíe con todo detalle. Hay que prestar mucha más atención a cada palabra que leamos y cualquier dato, por básico que nos parezca, puede ser vital en el avance. Esto muchas veces puede llevar a una tremenda confusión en cuanto a que lugar debemos visitar próximamente, ya que entre islotes, penínsulas y continentes, el mundo de Weyard se nos antoja casi inmenso y con grandes posibilidades de perdernos.

Una vez más a la batuta de Motoi Sakuraba se ha creado una banda sonora digna de elogio. Podrían haber utilizado el recurso fácil de repetir muchas de las melodías de la primera parte, que ya de por sí contenía piezas de una calidad y originalidad tremenda, pero ha sido más ambicioso que todo eso. En su lugar, ha creado un número de temas muy superior al de la BSO anterior, que brillan con luz propia, y además creo que los ha sabido adaptar todavía mejor a las situaciones que ambientan. Además de tocar algunos palos similares, como melodías arabescas y fragmentos más alegres y tropicales, hay momentazos que realmente sorprenden. Es imposible no quedarse anonadado al entrar en el poblado Kibombo y escuchar esos tambores que todo lo envuelven, ese sonido ancestral y primitivo que al menos a mí, junto con la imagen de sus aldeanos invocando a un antiguo dios, me puso los pelos de punta. Los instrumentos utilizados en esta parte son similares, pero la composición de las canciones es mucho más abierta y variada, aparte de que hay muchos más temas debido al colosal aumento de tamaño del mundo, con muchas más ciudades y mazmorras que ambientar, lugares que en muchas ocasiones guardan un símil con algunos de nuestra Tierra. Pero ahí no termina todo, porque incluso ya pasado el ecuador de la historia, coincidiendo con importantes acontecimientos, habrá también un gran cambio en los temas musicales, que en algunos lugares, serán sustituidos por otros nuevos. El sonido de las voces (que se adapta dependiendo del género) y algunos efectos sonoros bastante notables completan este apartado.

Como decía al principio, se ha hecho una completa renovación también del elenco de personajes y sprites en general, lo que se nota enormemente en los muchos pueblos de que consta el juego, que siguen manteniendo ese encanto entrañable pero con un buen lavado de cara que impedirá que se nos hagan repetitivos. Las batallas siguen siendo muy adictivas, incluso cuando ya hemos librado cientos de ellas, siempre hay combinaciones o estrategias a desarrollar ayudándonos con los Djinn (cuyo número asciende ahora a 44, nada menos). Estos han de ser usados con mucha pericia. Un combate difícil (que los hay y mucho) sumado a un uso aleatorio de estos no puede acabar bien. No son estos los únicos elementos decisivos en combate, pues la clase que tengamos en el momento de nuestro turno también influye, aunque sinceramente, creo que este sistema de clases podría haberse mejorado simplificando su uso. El sistema de invocaciones trae interesantes novedades. Ahora ya no solo utilizarán un solo elemento, sino que aparecerán nuevas que combinan varios de ellos para llamar a gigantescas bestias que causarán estragos en la barra de vida de nuestros enemigos. Por último, también aprenderemos obligatoriamente nuevas habilidades ya que de ellas depende casi totalmente avanzar por ciertos puntos por donde sería imposible pasar sin ellas.

Parece que el paso del tiempo no ha hecho mella en Golden Sun (vistas ambas partes como un todo), y esto es así porque la esencia de los buenos RPG en 2D nunca se extingue por mucho que avance la tecnología que, aunque en este caso tuvo un gran papel en el apartado técnico del juego, nunca se intentó imponer al cariño con el que estos juegos deben de ser obligatoriamente tratados para conseguir una experiencia inolvidable, que se completa con un final de los buenos, de los que te mantienen en vilo hasta el último momento y que por fin da una explicación, aunque muy tardía, del verdadero significado del título del juego. Ahora sí, después de tanto tiempo tras mi primera experiencia con Golden Sun, por fin he conocido su final.

- Lo Mejor del Juego: Más largo y mucho más complejo, pero técnicamente tan impecable como la primera parte. El sistema de compraventa es muy práctico. La historia, impresionante.

- Lo Peor del Juego: En muchas ocasiones sentiremos el agobio de no saber que hacer ni adonde ir. El sistema de clases debería de ser mucho más intuitivo.

9 comentarios:

Skeith dijo...

Ey colega ¿Qué tal?
Me alegro que hayas terminado ya la magnífica historia de Golden Sun.
Me ha gustado tu análisis, muy completo. Fíjate que me han dadi más ganas de jugarlo. Cuando termine con el FFXII, que vaya tela de juego también, le daré caña.

¿Y ahora a que le darás?

Buenopues que te sea leve y sigue así, haciendo ver que los videojuegos no son más que mero entretenimiento.
Nos vemos

JaviMetal dijo...

Que pasa tío :)

Puede que el análisis sea un poco "spoiler", pero me alegro de que te haya gustado, aún así lo disfrutaras a lo bestia, ya verás.

Tengo pensado algo que se aparta un pelín de los últimos juegos (aunque siempre tocando el género, por supuesto)

Gracias por tu comentario, ¡nos vemos! que esta semana ando algo liado.

peta dijo...

gran analisis

en mi opinion esta saga (sin contar el 3) es de las mejores que hay en el ambito rpg siendo algo menos conocida por ser de consolas portatiles

JaviMetal dijo...

¡Gracias!

Es que la verdad es que tiene una historia alucinante, ¿eh? Muy superior a otros RPG más conocidos en cuanto a elaboración, se nota el gran empeño que pusieron en crearla. El 3 todavía no he tenido ocasión de jugarlo, pero algún día, algún día. A pesar de que a nivel de popularidad está varios puntos por debajo de otras series, los que hemos jugado ambas partes sabemos que es un juego muy especial.

Anónimo dijo...

Este juego literalmente está muy mal desarrollado, no tiene prácticamente trama hasta el final, te sueltan en el mundo a dar vueltas... como un tonto. Los diálogos con los habitantes de los pueblos es pura risa de lo malos que son, sin interés ni sentido.

El primero es un juego mucho, mucho, MUCHO mejor que el segundo, todo el tiempo tiene un hilo argumental bien pensado, y... es amor!

Vaya, el 2º fue mi mayor decepción, y miedo me da jugarme al 3º de DS...

En lo único que me da pena que mejora el segundo en el buen sentido son en las mecánicas/puzzles, por el resto puf...

Ah, y el primer juego hables con cualquier pj de cualquier pueblo te dice cosas interesantes, y si le lees la mente también. En el segundo te dice cualquier chorrada y si le lees la mente puede volver a repetirte literalmente lo que te ha dicho cuando hablastes con él (reciclado de texto=

JaviMetal dijo...

De verdad que me sorprende encontrar una opinión así, aunque por supuesto es tan respetable como cualquier otra. Yo, de hecho, le tenía un cariño insuperable a Golden Sun hasta que jugué a su segunda parte, y está pasó a ocupar su lugar en cuanto a preferencias. Puede que la alargaran un poco más de lo debido, y que el texto en los diálogos a veces sea excesivo para lo que realmente tienen que decir, pero no todos son un sinsentido.

A mí me sigue pareciendo mejor este segundo juego, la trama es prácticamente la misma (es una continuación directa de hecho), centrándose en encender los faros, pero en esta ocasión encontramos incluso un doble punto de vista, que hacia el final confluye en un choque de personalidades épico.

Anónimo dijo...

Edu:

Juguu al primero como mil veces, y lo volveria a jugar otras mil, porque es lo mejor de lo mejor en RPG que he visto en vida, y he jugado a los final fantasy, pero al menos estos siguen una historia de uno a otro, y la combinaciones de poderes, la historia de los personajes etc es de lo mejor, aun en la ds, me parecen fantasticos y seguire comprando los que salgan. Solo tengo una duda....realmente son libros? osease, son historias primero escritas o solo sonn juegos?

JaviMetal dijo...

Hola Edu.

Es importante encontrar nuevos juegos que fascinen con sus historias, y si son tan maravillosos como este, mejor. Final Fantasy es una inmensa saga que cuenta entre sus juegos con algunos de los mejores de la historia, pero no solo de ella vive el hombre :)

El hecho de que su historia sea continua es porque los dos primeros juegos fueron concebidos como uno solo, aunque se dividió en dos partes (cada juego tiene una duración aproximada de unas 60 horas, lo cual es increíble). El tercero también sigue la historia, aunque no de forma tan directa. Por último, y que yo sepa, no están basados en ninguna obra narrativa.

Saludos.

Rufus dijo...

Hoy he terminado mi partida del GS2 y solo tengo buenas palabras y aplausos sonoros. Es de esos títulos que tenia en mi lista de pendientes con letras rojas, y por fin lo puedo tachar, y encima la experiencia ha sido un placer. No me extraña que tenga tantos seguidores.
Cuando hablo de este juego, naturalmente me refiero sumando la primera parte, ya que como leí antes de empezar mi partida, en principio iba a ser solo un juego pero su gran tamaño hizo que fuera imposible meterlo todo en un solo cartucho y tuvieron que fraccionarlo en dos partes.
La trama es buenísima y como en todas las historias largas es emotivo recordar todas las etapas que vas dejando atrás. Así de sopetón me viene la aventura de Tolbi con el Coloso y Babi, o la ciudad de los ladrones, o los piratas "honrados", o el bosque encantado, etc, etc..
Los grandes rpg's tienen mil pequeñas historias dentro del libreto principal.
El sistema de batalla ni me ha gustado ni me ha disgustado, los combates aleatorios suelen ser un engorro repetitivo que no aportan nada y solo el jefe final me ha obligado a ponerme serio a nivel estratégico.
Los buenos puzzles de algunas mazmorras son un reto muy estimulante que se puede llegar a disfrutar mucho.

En definitiva, el juego (los juegos) me han fascinado, y el desenlace final en los títulos de crédito de un personaje que escondía sus intenciones me a gustado mucho. Maldito Alex.

Publicar un comentario

Si te ha gustado el análisis y/o te resulta interesante, deja aquí tu comentario :)