domingo, 13 de noviembre de 2011

Shadowrun (Super Nintendo)

Recorriendo las calles agazapado en las sombras, sin dejarte ver en exceso por temor a ser reconocido. La gente a tu alrededor sigue tus pasos con total indiferencia, vestidos con extrañas ropas y estrafalarios peinados, en los bares, en las esquinas, en las desgastadas aceras… Cuando eres un shadowruner, este es el único modo de vida posible, estar siempre alerta te permite seguir vivo. Jake Armitage despierta en una morgue habiendo salvado su pellejo por algo más que por la simple providencia, sin conocer el porqué está allí, su identidad o su pasado. Partiendo de este punto, su propósito será averiguar cómo y porqué ha llegado a esta situación, siendo consciente de que alguien que le persigue y por algún motivo desconocido quiere acabar con él definitivamente. Sus únicas herramientas son un Datajack averiado conectado a su cabeza y un trozo de papel arrugado con un número de teléfono escrito.

Partiendo de este punto debe de avanzar en sus investigaciones para recuperar lo que alguien ha intentado robarle: su vida, en un mundo dominado por las grandes corporaciones, mafias y el poder que tan solo el dinero puede dar. Los simpatizantes de la estética cyberpunk (entre los que me encuentro) tienen con este Shadowrun la oportunidad de disfrutar de una aventura centrada en este mundo con todo lo que ello conlleva. La idea original del juego está basada en el juego de rol de tablero del mismo nombre, aunque no de una forma 100% fidedigna. A su vez, la historia es una adaptación al videojuego de la novela “Never Deal with a Dragon”. Para terminar con las referencias, cito que el protagonista (Jake) es un homenaje a uno de los
principales personajes de la mítica novela Neuromancer, todo un icono para los seguidores de este tipo de entornos que mezclan tecnología avanzada con una sociedad decadente y con grandes altibajos en cuanto a clases sociales y riqueza. Siempre me ha encantado este marco para narrar historias, supongo que desde que, hace ya muchos años, vi la película Akira.

Nos encontramos ante un título diferente en muchos aspectos, diferente en lo que se refiere a la mayoría de RPG para Super Nintendo y también distinto a la mayoría de juegos que suelo analizar para este blog, aunque tampoco desentona excesivamente con el resto de ellos. Para realizar muchas de las acciones posibles, haremos uso de un puntero, con el que podremos analizar lo que nos rodea y descubrir cualquier cosa susceptible de ser utilizada con
cualquier fin. Podremos mirar en cajones, usar computadoras, leer escritos, hablar con la gente, disparar, usar magia… y esto son tan solo algunas de las acciones. Puede que el primer contacto con el juego no sea fácil. Más de uno se sentirá extraño al tener que usar esta mecánica de juego, pero para Shadowrun difícilmente se me ocurre un mejor método. El resto, como manejar a nuestro protagonista, o los menús es algo que no nos pillará por sorpresa. Tanto los exteriores, los callejones, mercado, cementerio de coches… como los decorados que
veremos en el interior de casas, clubs, ruinas, catacumbas… están diseñados con bastante detalle. Hay que aclarar que el juego utiliza unos gráficos pequeños y detallados que, aunque no destacan precisamente por sus animaciones, le dan una estética muy compacta y bastante más realista que la mayoría de juegos del género, lo que también puede atraer a cierto sector del público.

Nuevamente, para amantes de las películas como Blade Runner, el argumento que nos propone Shadowrun es de película. Cito como ejemplo la película de Ridley Scott porqué en más de una ocasión me ha recordado a ella esa sensación que transmite el juego de sentirse perseguido, de andar confuso y desorientado buscando alguna mínima pista que te indique el camino a seguir. Aunque para ser sinceros algunos tramos del argumento queden un tanto sueltos, o un tanto de más, lo cierto es que este es lo que más te empuja a continuar indagando en la aventura. Viviremos situaciones de todo tipo, pero en
general le he notado al juego un aire sorprendentemente hilarante, donde se mezclan espíritus con tecnología, magia con conspiraciones, vampiros y dragones… Casi cualquier cosa puede suceder conforme vamos avanzando y la verdad es que esta variedad es un autentico placer. El juego no se estanca en casi ningún momento, aunque la parte final me parece bastante mal diseñada, mal distribuida, por decirlo de algún modo.

“Matrix” es una gigantesca red informática por donde circula uno de los bienes más preciados del año 2050 en el que se desarrolla el juego: información. Mediante su Datajack y su Cyberdeck, Jake ira poco a poco hackeando computadoras y sustrayendo información relativa a su situación y unos cuantos nuyen (moneda utilizada aquí) que utilizará para comprar potentes armas y trajes protectores. Matrix es, digamos, la otra parte del juego, en donde se nos introduce en grandes matrices que deberemos de recorrer en busca de los nodos que activen un dispositivo que nos permita avanzar ya en el juego “real”. La perspectiva, isométrica duranteo todo el desarrollo, cambia aquí a una vista totalmente cenital y más alejada, en la que el sprite del personaje
cambia. Sorprende por su originalidad la forma en la que está integrado en el juego (es una especie de “buscaminas”) y es bastante divertido, aunque hacia el final se hace bastante repetitivo por abuso. Se hace absolutamente imprescindible, bolígrafo y hoja cuadriculada en mano, ir haciendo mapas por donde uno pasa, para no tener que repetir las mismas matrices hasta la saciedad.

Solo los fanáticos de la música dance / techno de principios de los 90 sabrán disfrutar plenamente de la banda sonora de este videojuego. Y muy pocos más, la verdad… sin duda no es su mejor apartado. Cuenta con algunos detalles que llaman vagamente la atención, pero en general la música es repetitiva y bastante agobiante, a base de instrumentos electrónicos bastante cargantes. En esto también destaca el juego sobre el tono general de los RPG (para mal, en este caso) que normalmente cuentan con bandas sonoras emotivas y pomposas. Aunque, si lo miramos desde otro ángulo por intentar ser positivos, los temas que suenan (que tampoco son tantos) le van como un guante al aspecto que nos presenta el juego, incluso en un par de
ocasiones nos encontraremos en un concierto de música con el grupo tocando en vivo. Los disparos y voces digitalizadas no están del todo mal. Sobre todos los primeros, que escucharemos en casi todas las pantallas, se dejan escuchar y son bastante creíbles, sobre todo los de las ametralladoras automáticas. Por lo demás… sonidos al abrir las puertas, al activar interruptores, en la matrix… nada especialmente destacable.

Una vez superado el trauma inicial del uso de los punteros, todo irá como la seda, y podremos disfrutar plenamente de nuestra misión. El desarrollo de la aventura se hará un poco lento en algunas (pocas) ocasiones debido a que muchos de los objetos a encontrar o lugares a visitar no están demasiado bien descritos en las pistas. Pero salvo estos detalles, la intriga nos mantendrá pegados al juego durante horas, sorprendiéndonos con cada pantalla: pubs, cementerios, oficinas, alcantarillas, desguaces, ruinas, el barco, combates a muerte en la arena… mucha variedad y muy interesante, uno de los aspectos más destacados. El control sobre Jake es bueno, aunque algo lento a la hora de andar pero sin llegar a desesperarnos. Iremos subiendo
de nivel a lo largo de la aventura, pero no de forma convencional. Al ir eliminando enemigos, ganaremos Karmas que, una vez en el lugar adecuado, podremos transformar en mejores para atributos y habilidades, de las cuales iremos aprendiendo nuevas. Mejorar estas y nuestro equipo de armamento / defensa nos mantendrá unas cuantas horas a tiros con los matones y otros shadowruners que pululan por la sórdida y fría ciudad.

En general ha sido una experiencia que me ha gustado mucho, ha supuesto una bocanada de aire fresco cuando para ser franco, no pensaba que fuese a entusiasmarme demasiado al principio. Eso si, hay que tener cierto nivel de paciencia pues no solo de dar tiros trata la acción, también deberemos dedicar un buen rato a conversar con los personajes para recaudar información, mediante un método de aprendizaje de palabras que recuerda mucho a las aventuras gráficas de toda la vida, de ahí que desde un principio ya se piense que este RPG también tiene su dosis de este otro género. Pero esto también ayuda, y mucho, a meterte en el papel. La fantástica ambientación es gancho suficiente para no dejarte separar las manos del mando de tu
Snes y si también buscas algo de surrealismo y situaciones que te descoloquen, también las encontrarás en Shadowrun, siempre tratadas con seriedad aunque en ocasiones esto resulte complicado por su surrealismo. Por último, resaltar que de este mismo Shadowrun hay una versión para la 16 bits de Sega, pero que difiere de este hasta tal punto que difícilmente se puede adivinar que hablamos del mismo juego. Sería interesante probarlo.

- Lo Mejor del Juego: La trama es intrigante y muy misteriosa en ocasiones, lo que te mantendrá enganchado. Las pantallas y situaciones son bastante variadas. Sorprende.

- Lo Peor del Juego: Parece que le falte “algo” al sistema de disparo. Encontrar algunos objetos a veces es muy complicado. La recta final se torna algo repetitiva.

13 comentarios:

Seijuro dijo...

No sé si eres seguidor de la página Pixfans, pero han publicado también un análisis sobre este juego, 10 días después del tuyo xD.
http://www.pixfans.com/shadowrun-action-rpg-y-cyberpunk-en-la-snes/
Seguro que te gusta :).

JaviMetal dijo...

Si, la conozco tío, me ofrecieron escribir para ella, pero mis preferencias se alejaban un tanto de las que requerían. Me gusta mucho esa web, soy seguidor bastante asiduo, pero no me había fijado en la publicación de dicho artículo, paso a leerlo en seguida. ¡Muchas gracias por avisar!

Saludos.

Erebror dijo...

Menuda sincronia tu artículo con el de Pixfans, JaviMetal. Muy bueno tu blog.

Salud!

JaviMetal dijo...

Sí, ¿verdad? jeje, tan solo con 10 días de diferencia. Gracias por el cumplido.

JaviMetal dijo...

Edito: En referencia al primer comentario que he puesto, he revisado mi correo y fui yo quien se puso en contacto con Pixfans y no al reves como he dicho :P. Fe de errata.

LibreDelSur dijo...

Hola Javi!! La verdad,es curiosa la forma en la que te me has adelantado en la publicacion del articulo, debo decir que ambos dan una perfecta imagen de lo que es Shadowrun y de cuanto se lo puede disfrutar. Te felicito por la calidad con la que escribes y me encantaria que pudieramos escribir un articulo conjuntamente. Si te interesa, busca un articulo de mi autoria en Pixfans llamado "Desgranando el RPG", sin lugar a dudas podemos escribir algo mas al respecto, sobre el juego que mas te interese. Un abrazo y suerte!

JaviMetal dijo...

¡Hola!

Pues sí, me lo han comentado más arriba y me ha cogido por sorpresa. Lo mejor de todo es que pensamos cosas muy similares de él, así que, como bien dices, creo que ambos textos reflejan muy bien, incluso de forma complementaria entre ellos, lo que viene a ser ponerse a los mandos de este magnífico RPG.

Por supuesto, voy a tomarme mi tiempo para leer el artículo que me recomiendas. Si eres fan tan acerrimo como yo de los RPG, sobre todo clásicos (y a veces no tan clásicos), creo que en un futuro sí que podríamos trabajar alguna cosilla juntos. ¡Gracias y suerte para ti también!

Alejandra Láquesis dijo...

Recuerdo que me quedé atascada en este juego por años intentando averiguar el verdadero nombre de Nirwanda... Como resultado, cuando al fin supe cómo pasar esa parte, no se me olvidó nunca más XD

A mí Shadowrun me parece una rara avis entre los RPGs de Snes, en el mejor de los sentidos. El Cyberpunk unido a elementos más propios de la fantasía (personajes élficos, magia, o criaturas sobrenaturales como los vampiros) funciona estupendamente bien. Me gustó mucho descubrir que el origen de la historia está basado en una novela :D

Siento además que todo este concepto de la Matrix, si bien no pionero, se adelantó en su tiempo a ese imaginario que la película homónima difundió años más tarde. Creo que disfruté más su ambientación que el propio título, que me hizo sufrir mucho por su sistema de juego y la desesperante cuadrícula cibernética...

JaviMetal dijo...

Recuerdo claramente ese momento. También es donde me quedé yo más rato atrancado, en parte posiblemente a un error de comprensión del lenguaje (inglés) porque en realidad en uno de los paquetes de datos que descargas de la matrix te dice claramente que su nombre NO es Nirwanda. Pero lo cierto es que si se te pasa este de talle te puedes volver loco.

Después, hay ciertos momentos del juego en que quizá no se te indica con mucha claridad lo que has de hacer y visualmente tampoco ayuda. Por ejemplo, me tiré horas y horas para saber que había que abrir la puertecita de la valla del parque para liberar al perro.

A pesar de estas pequeñas complicaciones, la impresión que me ha dejado el juego es inmejorable, pero como muy bien apuntas, lo mejor es sin duda la ambientación que te empuja a seguir adelante solo para poder ver que nuevas sorpresas te depara. Lo de la matrix es genial. El conjunto queda como una extraña mezcolanza de razas fantásticas, aventura épica, cyberpunk futurista... y aunqué no es precisamente un juego demasiado emotivo, doy fe, engancha cosa mala.

Anónimo dijo...

Un juego que desconcierta mucho, por que no se sabe de un principio si es con tendencia tecnologica, brujeria satanica, decadencia de la sociedad, pero mezcla todo dejando en que pensar, ciertas misiones son sin sentido, a pesar de eso es llamativo

JaviMetal dijo...

De hecho, si tuviese que elegir el punto clave en el que destaca este juego, diría que es la forma en que ha sabido captar la esencia cyber-punk, como muy pocos juegos han conseguido hacerlo. Tecnología, futuro incierto, decadencia, terrorismo... la ambientación es sin duda su mejor aliado. Y sí, es cierto que algunas misiones no se sabe muy bien a donde llevan, pero lo cierto es que al final deja los cabos bastante bien atados.

Saludos.

kenia leonardo dijo...

¿Te gusta mas esta versión de Shadowrun o la versión de la megadrive?

JaviMetal dijo...

Hola Kenia,

Te voy a ser sincero, nunca he jugado ni siquiera probado la versión de Megadrive, así que te puedo decir mi opinión basándome en el aspecto gráfico unicamente (valoración a todas luces injusta, seguramente). A simple vista, me atrae mucho más la versión de Snes. Siendo un juego de estilo visual, digamos, PC, me gusta mucho más para representar ese grandioso futuro cyberpunk del que tanto disfruté en su día. El de Megadrive es muy distinto, con un estilo ya excesivamente americano para mi gusto, aunque parece interesante la forma de hackear el sistema. Si alguno de los lectores lo ha jugado, seguro que a todos nos interesaría saber su valoración.

¡Un saludo!

Publicar un comentario

Si te ha gustado el análisis y/o te resulta interesante, deja aquí tu comentario :)