miércoles, 26 de enero de 2011

The Legend Of Zelda: The Wind Waker (GameCube)

Ahora lo reconozco. Confieso que yo también era uno de esos incrédulos que no visionaban un futuro claro para la saga desde que, allá por el 2002-2003 (según región) nuestra GameCube, ávida de su ración como sus hermanas pequeñas, recibía un nuevo capítulo de la saga Zelda muy controvertido (si no lo fue ya bastante el anterior Majora’s Mask para Nintendo 64), muy comentado y sobre del que se habían creado mil y una conjeturas e hipótesis. Tantas, que me hicieron dudar, como apuntaba al principio. Todo fue meter el disco en mi consola y comenzar a jugar. Tras unas pocas horas… que digo horas, minutos… ya obtuve mi conclusión. Mucho se había criticado tanto cambio e innovación pero, después de todo… ¿Quiénes somos nosotros, simples mortales, para siquiera dudar sobre un juego que lleve en su título la palabra Zelda y el sello inconfundible del mago Shigeru Miyamoto? La respuesta a esta pregunta retórica es simple y previsible: unos adictos más, como tantos otros miles, al nuevo capítulo de la saga que protagoniza nuestro querido Link, que, como viene siendo costumbre, nunca es el mismo personaje (salvo en las dos entregas para Nintendo 64) e incluso en la propia intro se hace referencia al Heroe del Tiempo (sobrenombre que recibía Link en Ocarina of Time).

La época en que el estilo gráfico "cell shading" reventó el campo de los videojuegos no estaba de plena actualidad, sin embargo, tanto batiburrillo y tanta habladuría no fue ocasionada por otra cosa que por el atrevido aspecto gráfico del que hace gala The Legend Of Zelda: The Wind Waker, mostrando un mundo en el que prima de forma rotunda el aspecto 100% cartoon, tanto para los personajes como para el entorno, con colores vivos, brillantes, deslumbrantes incluso, con líneas muy definidas, con maravillosos e impactantes juegos de luces sobre sus texturas y en los rostros de los personajes que forman parte de la historia, unas animaciones faciales realmente impactantes para lo que se conocía hasta el momento que sacaban a relucir cualquier emoción o estado anímico de
estos. Desde luego, no es el realismo lo que se ha buscado en esta entrega, eso se dejó claro desde un principio. Se buscó sorprender a propios y extraños, impactar con algo nuevo e inesperado, y a buen seguro que Nintendo lo logró una vez más, pero por supuesto, como es marca de la casa, sin perder ni un ápice de la calidad que rodea a todos sus productos.

El mundo donde se sitúa la historia es, probablemente, el más enorme de los creados para un juego de la saga Zelda (lo cual ya es decir). Esto me lleva a comentar uno de los temas más relevantes y nuevamente sorprendentes de Wind Waker. Al contrario que los anteriores episodios, este tiene lugar en una extensión compuesta en su gran mayoría por agua, donde, esparcidas, encontraremos decenas de islas de pequeña superficie y anfitrionas de grandes misterios, perdidas en un mar inmenso de aguas azules, que Link navegara a bordo de un pequeño barco velero parlante llamado Mascarón Rojo que gracias a la fuerza del viento le transportará hacía su próxima meta. Esta fuerza del viento y su dirección será dominada por Link con la ayuda de su habilidad para domar los vientos y dirigirlos a su antojo (de ahí el título de esta aventura, algo así como “El Domador de los Vientos”). En Zelda 2 y A Link to the Past fue una flauta, en las entregas
para Nintendo 64, una ocarina y en esta ocasión es una batuta lo que nuestro héroe utilizara para que suenen los pequeños fragmentos musicales cuyas acciones irán desde cambiar la dirección del viento hasta teletransportarnos, vía tornado, a distintas islas a lo largo y ancho del mapa que emplearemos para orientarnos, cosa fundamental, por el inmenso tamaño del mundo de este Zelda.

Cada una de las islas que forman parte del mapeado nos ocultará más de una sorpresa. En este aspecto, creo que no se le puede pedir más al juego. La mecánica usada de exploración, plagada de sorpresas y misterios, destapa una vez más la más pura esencia Zelda y la eleva a la enésima potencia, para quien todavía mantenga alguna duda. Cada tierra que pisas contiene algún tesoro, algo que nunca esperamos, que nos mantiene en vilo y con ilusión y esto le da muchísima vida al juego. Casi diría que por si solo, crea sensaciones que hasta ahora nunca habíamos sentido con capítulos anteriores. Nunca veremos el momento de explorar una nueva isla, algunas con mazmorras, otras con extrañas construcciones a explorar, otras simplemente plagadas de enemigos e incluso hay de aquellas cuya
única función en el juego es permitir que nos relajemos y contemplemos el paisaje. Largos serán los viajes que habremos de hacer a bordo de nuestra barca entre visitas a las islas. Y después de muchas, muchas horas…uno no se cansa. Viajar a bordo de Mascarón Rojo, con absoluta libertad a lo largo de kilómetros de mar, observando olas a veces embravecidas, a veces en calma, hasta donde alcanza la vista, mientras nos deshacemos de las dificultades que nos salen al paso, buscamos tesoros sumergidos con nuestro gancho, o simplemente nos quedamos embobados mirando a nuestro alrededor es, sencillamente, increíble. Puesto que en este Zelda también tenemos día y noche, con eventos especiales dependiendo de la hora, también hago especial hincapié en los amaneceres, atardeceres y anocheceres a bordo de nuestra embarcación, los cambios de tono en el cielo, la gradualidad con que estos se producen, y el efecto de estos en el mar… son de una
belleza y grandilocuencia absolutamente indescriptible. Como curiosidad nombrar algunos lugares especialmente bonitos, como el castillo de Hyrule y su entorno, completamente en blanco y negro, para posteriormente explotar en un millón de colores, los rústicos poblados que visitaremos (especialmente Isla Taura, preciosa) sin olvidar algunos interiores realmente llamativos.

Pocos cambios encontramos en los movimientos de nuestro personaje. La lucha con espada, con la inestimable ayuda del Z-Targeting, reproduce los clásicos movimientos de Link, corte vertical, horizontal, estocada, salto… pero brillando con luz propia las animaciones estilo dibujos animados siguiendo con el espíritu del juego, resaltadas esta vez por el fabuloso colorido del personaje y todo cuanto le rodea. Los artefactos con los que contaremos para superar la aventura van desde el típico boomerang (golpear, coger ítems a distancia…) en arpón (engancharnos a determinados puntos lejanos), arco, bombas… mezclados con alguna que otra novedad, como las sacas que nos permitirán guardar y transportar valiosos objetos en ellas o el Tinglevisor, un aparato que obtendremos al
principio y que, mediante un cable GameCube - GameBoy Advance nos permitirá conectar ambas consolas y nos permitirá disfrutar de algunos extras del juego gracias a el extraño personaje Tingle. El mas novedoso e importante, quizás, la hoja deku, con la que, gracias una vez más a la fuerza eólica, podremos planear grandes distancias para acceder a lugares a los que no podríamos de cualquier otra forma.

A parte de Tingle, muchos otros serán los simpáticos personajes con los que Link creará algún vínculo y para mayor aliciente, la mayoría nos conducirán a través de alguna pequeña sub-historia hacia algún premio o sorpresa inesperada. Definitivamente, sorprendente es la palabra que mejor define y diferencia a este Zelda. También el sentido del humor está muy patente en su desarrollo. A parte de chascarrillos y humor made in Nintendo/Zelda, gráficamente y aprovechando el desenfado al que induce su estilo grafico, se ha dotado al mundo de muchos detalles que nos arrancaran alguna que otra carcajada.

Los templos y lugares de acción también están presentes, aunque quizá en menor proporción que, por ejemplo, Ocarina of Time. Sin duda, esto confirma que se le ha querido dar a este Zelda un mayor aire de exploración en detrimento del esquema de acción y templos sin descanso. Esto no quiere decir que no los haya, ni que no estén tan elaborados o más que nunca, por supuesto. El ingenio con que Shigeru Miyamoto siempre diseña cada uno de los puzles, trampas, y laberintos que posee cada templo nos pondrá en
un buen aprieto en más de una ocasión y más cuando hay que remarcar que la dificultad, siendo como siempre es, muy medida y ajustada, comienza siendo notable ya al principio en la Isla del Diablo, donde tendremos que hacer gala de nuestros dotes de sigilo y estrategia. Concretamente, el templo del viento es el que más quebraderos de cabeza me ha dado.

Por último, ¿con que nos obsequia esta vez el maestro Koji Kondo? Pues como siempre, con una calidad en las composiciones que esta al alcance de muy pocos genios. Sin ser unas melodías o músicas especialmente técnicas o enrevesadas, poseen una esencia, un encanto que nos cautiva a primera escucha. Son alegres, desenfadadas, divertidas en general, pero también encontraremos de las siniestras o tenebrosas. Algunas, como la que suena en el castillo de Hyrule es misteriosa, inclasificable, pero enamora desde el primer segundo. Especialmente en los pueblos gozaremos de una
estupenda banda sonora que acabaremos tarareando sin remedio. Para las travesías en barco se ha optado, en lugar de una modificación del tema central de la saga, por una composición menos épica en cierto modo, pero mucho mas aventurera, más acorde con el espíritu de exploración. Voces, gritos, pasos, gran diversidad de golpes, gruñidos, alaridos, onomatopeyas varias, el rugir de las olas, los truenos y la lluvia (momentos absolutamente sobrecogedores) son algunos de los mejores efectos de sonido que posee el juego, tremendamente originales, perfectamente empastados en el entorno y en la música, y de una calidad acorde a esta última, como merece un juego de este calibre. Me dejo en el tintero cientos de cosas
por comentar, sensaciones que rara vez habrás vivido con anterioridad en un videojuego y muchísimas escenas que se te quedaran grabadas con el paso de los años… Es cosa realmente complicada resumir en tan pocas palabras todo lo que llega a transmitir este Zelda, sin duda uno de los mejores de la historia. Y una última cosa, preparaos para la batalla con Ganondorf y su final, porque os va a levantar de la silla… creedme.

- Lo Mejor del Juego: Todo en el juego, en gráficos, música, esencia… es impresionante, todo se complementa tan bien, que parece cosa de magia. Sorprendente, refrescante e innovador. Zelda.

- Lo Peor del Juego: El hecho de tener que utilizar la batuta con mucha frecuencia, por ejemplo al navegar para manejar el viento o en ciertos templos, se puede hacer un poco repetitivo y pesado.

13 comentarios:

ctRl dijo...

Gracias por pasarte por retroSNES y comentar! Me alegro de que te gustase el artículo de PowerFest '94, ya me gustaría saber escribir como tu. Muy buen análisis del WW.

Un saludo de otro coleccionista de SNES ;)

ctRl dijo...

Gracias por el link, he hecho lo propio yo también ;)

Si no es mucho pedir, te agradecerías si actualizases la dirección y el nombre-> nombre:"retroSNES blog" dirección:http://blog.retrosnes.com

Te he añadido al lector de feeds, así que te tengo localizado.

Salud!

Seijuro dijo...

Sin contar la exploración extra o las misiones secundarias, ¿Serías capaz de hacer una aproximación de en cuantas horas puedes llegar al final del juego?.
Porque estoy pensando en comprarlo, pero no sé si dispondré de mucho tiempo para jugar a el :(.

JaviMetal dijo...

Hola Seijuro:
Así a bote pronto es complicado, pero te puedo adelantar que el juego en sí no es excesivamente largo si te dedicas tan solo a resolver los objetivos principales marcados. Yo diría que aproximadamente puede tener una duración, entre los templos, viajes (utilizando los teletransportes), exploraciones obligatorias y obviando los side-quests de unas 15-20 horas a lo sumo. De todas formas, es un juego cuya principal baza esta en la libertad de exploración y el descubrimiento de lugares inéditos. Desafortunadamente, si no le dedicas el suficiente tiempo (yo debí dedicarle unas 60 horas esta última vez) te perderás muchos detalles, pero aun así, si te gusta la saga, a buen seguro te quedara un excelente recuerdo del juego. Yo lo compraría sin pensarlo, es una auténtica joya y aunque no tengas actualmente tiempo para disfrutarlo al 100%, siempre puede quedar como algo pendiente ;)
Un saludo.

Seijuro dijo...

Sí, podría decir que me gusta la saga, los de la nes me gustaron, snes también, el ocarina también, el phantom hourglass no xD.
No podría permitirme tener OTRO juego más con asuntos pendientes, pues ya tengo varios almacenados en esas circunstancias ( vaya desastre T_T ).
Intento aprovechar algunos días de vacaciones para terminarlos, pero no siempre es posible.

Muchas gracias por tu respuesta, a ver si analizas algún día un Tales of, que son de mis favoritos ;P y tengo ganas de leer tu reseña.
Ciao ciao.

JaviMetal dijo...

Yo por suerte actualmente dispongo de bastante tiempo libre que dedicar a mi pasión por los RPG (lo que me permite mi vida de estudiante jeje). Aun así, tengo lista de prioridades y juegos pendientes, porque nunca puedo jugar tanto como desearía.

Pronto, muy pronto, escribiré una crónica de mi Tales favorito, el primogénito, Tales of Phantasia para Super Nintendo, una auténtica maravilla de juego en todos los sentidos. ¿Cuál es tu "Tales of..." favorito? Tomo nota.
Un saludo

Seijuro dijo...

El primero de la saga al que jugué fue el Symphonia, y fue el que más me marcó, a pesar de que no quiero caer en el típico error de que el primero al que juegas es "lo mejor del universo", con el Symphonia fue con el que más disfruté, creo que nunca acabé un rpg tantas veces como este pues lo acabé varias veces en la GC y otras tantas en la PS2.
La historia del Abyss me gustó mucho, la historia del Destiny 2 mucho más, el sistema de combate del Destiny Remake es el que más me gusta de la saga, pero el Symphonia pareciéndome inferior a los citados, fue con el que más disfruté.
El Phantasia también lo jugué en su horrible versión de la GBA y en la versión Phantasia X, ver como las dos sagas enlazan (Symphonia-Phantasia), maravilloso.

Diego Guerrero dijo...

Me parecio un juego increible. Aunque se me hizo un pelin pesado algunas mazmorras.

JaviMetal dijo...

A mí me pasa algo parecido. La primera vez me gustó bastante, pero la segunda fue la definitiva para considerarlo como uno de los mejores de toda la saga. Quizá tengas razón y a algunas mazmorras les sobre algo de extensión.

Firewings 07 dijo...

Ah que buen juego, me quedado con ganas de volver a retomarlo, eso si, a mi el final no me agrado, lo senti muy corto y como que falto algo mas, la batalla final con Ganon y sus transformaciones no me gustaron tanto como algunas de otros jefes finales.

Nunca lo termine al 100%, pues lo que me falto es tomarle fotos a TODOS los personajes y enemigos del juego para que les hicieran sus escuulturas, una tarea muuuy pesada y que la verdad no aportaba nada mas que el sentir que lo habias logrado, y lo peor es que solo podias llevar 3 fotos cada vez que querias hacerlo, asi que tampoco podias acumular las fotos, esto se me hizo muy tedioso pero sobretodo inutil, claro que para quien quiere todo y tiene tiempo...

JaviMetal dijo...

Pues para mí ha sido un juego que ha ganado con el tiempo, como el buen vino. Cuando lo jugué por segunda vez, me pareció más impresionante todavía que la primera. Yo no lo considero corto, sin guia puede durar muchas, pero que muchas horas. Lo de las fotos es un añadido simpático, sin más. Yo lo intenté, pero hay personajes que solo ves una vez y si les matas o dejas escapar sin fotos, ya no puedes completar la colección.

Firewings 07 dijo...

ya estoy retomando nuevamente este juego (junto con cristal chronicles) solo que ahora con un hack que me deja los dialogos en español jeje...aun asi tengo el original que consegui a muy buen precio, como sea, este juego es digno de volverse a jugar, recordar "como mataba a este jefe de calabozo"..y volver a ver la historia, musica y cinemas de este juego.

Firewings 07 dijo...

Ando reviviendo esta historia, jugandolo nuevamente en español para entender mejor la trama, y porque es mas relajante jugarlo asi, por cierto tienes razon Javi, en algunos momentos use el disco en ingles y al ver y comparar los dialogos si he notado que cambian los textos segun la version que juegue, y si, pero bueno son solo detalles que no alteran la trama principal del juego.

Publicar un comentario

Si te ha gustado el análisis y/o te resulta interesante, deja aquí tu comentario :)