domingo, 7 de noviembre de 2010

Faxanadu (NES)

Probablemente, nunca sabremos como se hace llamar el héroe de esta épica historia de NES. Pero lo importante no es el nombre, sino que aquellos que hayamos jugado a Faxanadu tardaremos mucho en olvidar la propia historia. En un mundo fantástico, habitado por razas como elfos y enanos, nuestro protagonista llega, después de un duro viaje, a la ciudad de Eolis, situada en las raíces del Árbol del Mundo (World Tree), lugar mitológico seguramente extraído de alguna leyenda nórdica. Una vez allí, lo que se encuentra es una ciudad ruinosa y derruida casi por completo, cuyos pocos habitantes supervivientes le suplican que hable con el rey de la ciudad; nuestro héroe es la ultima esperanza para ellos. Los enanos, pueblo con el que hasta entonces convivía en harmonía la raza élfica, enloqueció, tornándose violento y destructivo.

Todo debido a la aparición de un misterioso meteorito con poderes que cambian la mente de aquel que se acerca o que lo toca.Aunque el propio juego no toca con demasiada profundidad todos estos aspectos sobre situación y ambientación, atendiendo un poco a los textos se puede hilar todo y conformar una historia de auténtica leyenda, donde encontramos toques de magia, dragones, una pizca de mitología y mucho más, donde el objetivo final es liberar al pueblo élfico de la opresión de los enanos. Para ello, conforme vamos pasando por las distintas ciudades que conforman el juego, se nos
encomendarán distintas misiones y tareas, cuya descripción será distinta para cada una, pero similar el proceso para llevarla a cabo. Aunque por el marco en que se encuadra la historia pudiésemos deducir que nos enfrentamos a un J-RPG en toda regla, nada más lejos de la realidad. El desarrollo, visualmente, es más propio de un plataformas de toda la vida con toques de acción, con vista y scroll lateral. Pero profundizando, los elementos RPG que encontramos ocupan una parte esencial y muy relevante en el juego, tanto lo referente al cambio de armas, armaduras, escudos, magias, etc.
como al hablar de nivel de experiencia, títulos que nos irán concediendo… Con todo, nos queda un Action RPG original, en el que se pueden encontrar diversas similitudes con la segunda parte de la saga Zelda, comentada hace poco aquí mismo en el pequeño rincón de los grandes RPG. El planteamiento y el avance es lateral, pasando de una pantalla a otra instantáneamente y no de forma pausada, algo habitual en los juegos de NES. Nuestro héroe echará mano de distintas espadas y similares para conseguir abrirse paso entre la maraña de enemigos que le acecharán a lo largo de las muchas
horas de juego que pasaremos enganchados al mando, otra similitud con Zelda II. Pero no todo será batallar, aunque es cierto que la mayoría de la aventura la pasaremos lidiando con bestias, también tendremos tiempo de pasear por las ciudades, comprar lo que necesitemos, mejorar nuestra salud y reponer nuestra magia, representadas ambas por sendas barras.

La dificultad general del juego es un aspecto muy a tener en cuenta antes de embarcarnos en la aventura. En general, a lo largo del juego se mantiene en un nivel de moderado a difícil. Por una parte, quizá el aspecto más positivo lo encontramos en el control que tenemos sobre el protagonista, prácticamente perfecto, nada que objetar. Los saltos y movimientos son muy efectivos, los salientes de las plataformas están muy bien definidos y no encontraremos ningún problema para manejarlo. En la otra parte, nos encontramos con el siempre molesto (pero necesario para subir nivel y recaudar monedas) con enemigos que aparecen de nuevo al cambiar de pantalla y al volver a una anterior. La cantidad de estos suele oscilar entre
dos y tres por pantalla, no excesivamente complicados pero que requieren de toda nuestra habilidad para ser borrados del mapa. Algunos como las abejas o duendes voladores nos sacarán de quicio en más de una ocasión. Gracias a las ayudas, como la mejora de armamento y protecciones, así como las pócimas que encontraremos, tanto para recuperar vida como para proporcionarnos ciertas ventajas, (como invulnerabilidad temporal o aumento del poder ofensivo) harán un poco más llevaderas estas complicaciones. Hay que tener en cuenta (una vez más, pasa como en Zelda II) que una vez perdemos toda la vida, perderemos los puntos acumulados de experiencia entre nivel y nivel, así como la mayor parte de
nuestras monedas, lo cual puede ser bastante fastidioso y añadirle unas cuantas horas (de desesperación) más al juego. Puesto que este aspecto esta directamente relacionado con la jugabilidad, puedo asegurar que satisfará las expectativas de quienes busquen un juego clásico y complicado pero fácil de manejar y sencillo, gracias a los pocos botones del pad de NES. Por pertenecer a aquella época, obviare ciertos detalles como la lentitud de los menús o lo poco intuitivo de alguno de ellos.

Hay un aspecto del apartado gráfico que puede ser influyente en la dificultad/jugabilidad. Me refiero a ciertas zonas donde los colores y sprites que conforman el entorno son bastante confusos, y no sabremos si el suelo es sólido o si, por el contrario, caeremos irremediablemente a un nivel inferior de la mazmorra, tocándonos re-hacer otra vez camino que ya teníamos avanzado. Por casi todo lo demás, este aspecto esta convenientemente trabajado y posee un encanto bastante especial. Tan solo algunas zonas, sobre todo las que poseen niebla, creo que no han quedado a la altura por lo extraño de sus fondos y confuso de sus plataformas y decorados,
aunque es encomiable el esfuerzo de los grafistas por intentar implementar este efecto visual, dándole un toque de diferenciación. Los colores predominantes en las mazmorras son el verde y el marrón, pero siempre se nos ofrecerá un repertorio bastante variado, también en las ciudades, algunas de ellas visitadas durante la noche. Las fases que transcurren en la parte superior del Árbol del Mundo son muy bonitas visualmente hablando. El diseño de los enemigos tampoco esta nada mal, no se utiliza el recurso fácil de coger enemigos y cambiarles el color para crear otros nuevos, su
diseño es bastante particular y su tamaño (también el del protagonista) es bastante grande. Tampoco hay una variedad excesiva, pero lo suficiente para que no se hagan repetitivos, que ya nos darán de por sí bastante la lata. Tan solo apuntar, para terminar, que cuando se juntan varios de ellos en una misma pantalla dan lugar a ralentizaciones que pueden llegar a ser bastante aparatosas, pero es algo muy puntual.

Fantástico el trabajo en el aspecto musical y bastante discreto en el de los efectos sonoros. En el primer caso, no puedo decir otra cosa que se hizo un trabajo sobresaliente. Músicas de calidad, que nada más escuchar las primeras notas ya nos recuerda cuan épicas y adictivas eran las bandas sonoras de los juegos de aquellos tiempos. Además, hay un aceptable número de melodías distintas e incluso se podría decir que va aumentando. La única que no me ha convencido es la que aparece en zonas nubladas, demasiado extraña y poco coordinada, aunque al final se acaba asimilando
de fondo mientras se disfruta de la acción. Los efectos sonoros creo que se les quedaron un tanto cortos en número. La calidad tampoco es demasiado relevante, hablando de una NES, ya sabemos más o menos con que nos vamos a encontrar, efectos muy toscos. Además, no han incluido ningún tipo de grito ni ningún sonido expresivo, ni para enemigos ni para el héroe de la aventura.

Conclusión: Tras haberlo terminado, no sin un gran esfuerzo, puedo decir que Faxanadu fue muy grande para su tiempo, ciertamente infravalorado, que agradará a todos los fans de los Action RPG en general que busquen un buen desafío, buena música, una historia que roza lo mitológico y por supuesto que estén dispuestos a llevar hasta el final la misión de liberar al pueblo de los elfos
devolviendo la cordura la raza enana. Como ya he dicho antes, me hubiese gustado que la historia hubiera estado explicada de una forma más detallada porque de ese modo hubiese implicado mucho más al jugador con su destino en el juego. El final me ha parecido bastante soso y justito, creo que uno merece ver más después de todo el esfuerzo al terminar la aventura.

- Lo Mejor del Juego: Es una historia cargada de fantasía y esto me encanta, acompañada por una música genial que no le va a la zaga. Sprites muy grandes.

- Lo Peor del Juego: En ciertos momentos la enorme dificultad puede acabar con la paciencia del más pintado. Perder la experiencia y el dinero cuando el personaje muere. Usa sistema de passwords, y para colmo estos son eternos.

4 comentarios:

Excompi bloguero dijo...

Hola. ;)

Escribo aqui para que veas, que de vez en cuando me sigo pasando a leer tus reviews, aunque no tenga mucho tiempo para disfrutar de los JRPG que comentas.

Sigues escribiendolos de ... madre Javi. No entiendo como no te fichan para una pagina o revista digital de renombre.

Siento que el "Joystick" siga en coma (ya me entiendes). Ojala algun dia nos metamos en algun otro proyectillo friki juntos.

Un saludo.

JaviMetal dijo...

Edu!! :D

Muchas gracias por el comentario y por las palabras de apoyo. Ya se sabe que cuando uno pone pasión en lo que hace, el resultado suele ser bueno, pero eso mismo se puede aplicar para tu caso también.

La verdad es que es una pena lo del blog, pero tu lo has dicho, sigue en coma, en cuanto tengas un respiro yo sabes que siempre estoy disponible para "resucitarlo".

En verdad siempre he pensado que formamos un gran equipo, asi que no me cierro a ningun tipo de proyecto siempre que sea relacionado con una de las cosas que mas me gustan en este mundo: los videojuegos retro.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola a todos, recuerdo que este juego lo jugue en un NES, cuando tenia como 6 o 7 años, solo pude llegar a las fuentes y siempre lo busque, hasta hoy que lo he encontrado y espero jugarlo en unos meses, ya que me llamo mucho la atencion

JaviMetal dijo...

Tanto en emulador como en formato original, es un juego bastante fácil de encontrar (en ebay y otras tiendas). Es realmente complicado, pero no llega al nivel desquiciante de, pongamos, Zelda II. Es un juego muy recomendable, las horas que se le echan devuelven mucha satisfacción.

Un saludo.

Publicar un comentario

Si te ha gustado el análisis y/o te resulta interesante, deja aquí tu comentario :)