viernes, 11 de junio de 2010

Zelda II: The Adventure of Link (NES)

Sin dar más que unos pocos días de tregua, vuelvo al Pequeño Rincón de los Grandes RPG con un nuevo análisis, esta vez, alejándome de nuevo de la modernidad, de todo un clásico del mundo de los videojuegos. Clásico por nombre, por origen y clásico por circunstancias y cualidades. Si antaño comente varios juegos que en el día de su aparición sembraron todo tipo de criticas y polémicas, hoy no voy a ser menos. Todo cambio sustancial o evolución genera polémicas. Y en la saga Zelda, una de mis favoritas, como ha quedado demostrado en muchas ocasiones, esta situación se dio de forma muy temprana, concretamente a los 2 años de nacer. Si, seguía siendo Shigeru Miyamoto el encargado de dar vida a un nuevo capitulo de la saga, continuación del primer The Legend Of Zelda, y que a su vez, ya en Super Nintendo, seria continuado con el éxito inconmensurable de The Legend Of Zelda: A Link To Past. Pero centrándonos en la segunda parte, que es la que nos atañe en esta ocasión, pasare a comentar los aspectos mas relevantes que hicieron de este un capitulo realmente diferente, con mucha personalidad, y al cual el tiempo ha dado la razón y convertido, como decía antes, en todo un clásico, que ha aparecido, a fecha de hoy, en diversos sistemas, a parte de la NES, la consola que lo acogió.

El juego comienza contándonos brevemente la odisea que debe librar nuestro héroe Link para conseguir despertar de su eterno sueño a la princesa Zelda, victima de un maleficio lanzado por un malvado príncipe oscuro, quien siendo heredero tan solo de una parte de la Trifuerza, hechiza a la princesa al rechazar esta contarle donde se encuentran las restantes partes. Link ha de colocar cada uno de los 6 cristales que posee en los castillos que ira encontrando en su periplo, guardados por monstruos secuaces del temible príncipe, que le guiaran hacia la Trifuerza, imprescindible para despertar a Zelda, cuyo sueño esta poniendo en grave peligro a la tierra de Hyrule.
En esta ocasión, el argumento pierde importancia y queda algo por debajo de anteriores producciones, en pos de un desarrollo de acción 100% en el que cada uno de los castillos, incluso el propio camino que lleva hasta ellos, supondrán un importante reto, cuya dificultad va aumentando notablemente tras cada victoria hasta llegar a limites verdaderamente terribles cuando hablamos de los dos últimos castillos.

Siempre ha sido una discusión típica la de encasillar a la saga Zelda en un genero concreto. Mientras unos se decantan por calificarlo de Action RPG, otros se deciden por la Aventura. Pero este Zelda II pone las cosas todavía mas difíciles en ese sentido, ya que los cambios (por llamarlos de alguna forma) que incorpora lo colocan más cerca que nunca del genero RPG, pero con muchas peculiaridades. La primera pantalla que vemos del juego, enfrente del lecho de la princesa Zelda y con vista lateral, con un link de gran tamaño blandiendo espada y escudo, ya nos dan una idea de cómo va a ser el desarrollo del juego. Salimos a campo abierto y volvemos a la
clásica vista cenital que siempre ha sido santo y seña de la saga. No obstante, esto durara tanto como tardemos en topar con uno de los enemigos que de forma aleatoria se van moviendo por el mapeado. Nuestra vista volverá a ser lateral y tendremos una pequeña extensión para librarnos de unos cuantos enemigos, que dependiendo de en que zona del mapa nos encontremos, presentaran mayor o menor dificultad. Cuando atravesemos dicha extensión, volveremos a la vista desde arriba. Además, las zonas en donde pasaremos a la vista lateral nuevamente, son los poblados, en
donde recabaremos importante información para afrontar el siguiente castillo hablando con sus habitantes (otro gran cambio) y consiguiendo nuevas magias, y también los propios castillos, hervideros de monstruos y de trampas diversas, que es donde tendremos que buscar el lugar para colocar cada uno de los cristales tras superar mil y una batallas.

Pero espera… ¿luchas aleatorias en un Zelda? Pues si, así de extraño, y precisamente este es uno de los puntos que más lo acercan al genero RPG, aspecto que aparece por primera vez en un capitulo de la serie. Y no solo eso. Otro detalle importante es el de los niveles de experiencia. Hay tres factores que debemos subir si queremos dar la talla en futuros enfrentamientos con los retos que nos aguardan: Vida, Fuerza y Magia. Explicarlos seria demasiado obvio, pero lo que debemos tener claro es que no deben quedarse atrás, para lo cual, como en cualquier RPG, debemos luchar y luchar sin tregua.
Tampoco se puede decir que sea un sistema complejo, al contrario, es bastante simple, podríamos decir que es apto para principiantes, aunque a veces la dificultad no lo sea demasiado… Las magias, aunque esto ya se adapta un poco más al estilo clásico Zelda, terminan de poner el toque RPG (siempre con la coletilla “Action”, claro está).

Dos puntos negativos esta vez en el aspecto de la jugabilidad, que si bien no emborronan para nada el resultado final, podrían haberse tenido en cuenta y haberse pulido un poco en su día. Uno de ellos se refiere a que, al agotar las 3 vidas de las que disponemos, Link volverá cada vez que esto suceda al punto inicial del juego, cosa que nos hará perder mucho mas tiempo del debido, aunque esto en su época era bastante habitual y es, hasta cierto punto, perdonable. Otro punto que no me ha gustado: Al perder todas las vidas, todo el nivel de experiencia que hayamos acumulado para el siguiente
nivel hasta el momento se esfumara como agua que se evapora, lo cual hace extremadamente difícil subir el nivel cuando estos requieren un gran numero de puntos, la única forma de poder alcanzar el nivel máximo supone dedicarse unas cuantas horas exclusivamente a combatir, cosa esencial para poder llegar al castillo final con garantías de superarlo.

Para esta ocasión, se ha cogido el tema de Hyrule del primer capitulo, pero dándole un buen lavado de cara. Aunque no tiene tanto gancho ni es tan pegadiza como lo era, la nueva melodía es de bastante buena calidad, rebosando epicidad y esencia de aventura, sobre todo la que nos acompaña por el mapeado abierto. Después, hay otras, como la de los poblados, sin llegar a destacar, pero que no están del todo mal y las de los castillos o las de los encuentros con enemigos, mucho más aguerridas.

De los gráficos, destacan la variedad de zonas que, dentro del mapa general, podremos visitar. Desiertos, playas, bosques, ciénagas… y que determinaran el paisaje en las luchas con los enemigos. También los pueblos tienen su encanto, llenos de gente, aunque en ocasiones queden un tanto vacios de elementos ornamentales. Los sprites, tanto de personajes como de enemigos, final boss, etc. son de gran tamaño en general.

Así fue este segundo Zelda. Sin muchos elementos que dieron renombre a la saga y con otro enfoque totalmente distinto. En este caso, se busco la innovación por encima de otras cosas, pero esto no quiere decir ni mucho menos que el juego este en una posición inferior al resto. Sencillamente, hay que verlo con otros ojos, y a buen seguro que no defraudara a aquellos que hayan jugado al original, ni a cualquiera de los siguientes. Link seguía siendo Link. Y por supuesto, el talento creativo del mago Shigeru Miyamoto nunca falla, lo cual es una garantía absoluta de calidad.

- Lo Mejor del Juego: La posibilidad de subir nivel le otorga una gran variedad, así como las magias. Mantiene al 100% la esencia y espíritu de la saga Zelda.

- Lo Peor del Juego: El argumento pierde protagonismo. Aparecer al principio cuando pierdes las 3 vidas, así como perder la experiencia acumulada para el próximo nivel. La dificultad se desmadra en la última zona y en el último castillo.

1 comentario:

§eijuro dijo...

La parte negativa que apuntas, yo lo veía como algo natural.
Según la historia, si Link moría, Ganon resucita y el juego se acaba.
Le daba ese punto de dificultad que carecen los juegos de ahora.
Recuerdo en mis tiempos de nes, que todos los juegos que tenía, si aparecía la pantalla "Game over" tocaba volver a empezar desde el principio y corregir cuidadosamente los errores cometidos para hacer una partida perfecta.

Pero bueno, esto ya va por gustos :P .

Publicar un comentario

Si te ha gustado el análisis y/o te resulta interesante, deja aquí tu comentario :)