lunes, 14 de diciembre de 2009

Baten Kaitos: Las Alas Eternas y el Oceano Perdido (GameCube)

A lo largo de la historia de los RPG han nacido muchas sagas. Sagas que por una razón u otra relativa al éxito, han prosperado en muchos capítulos. Otras, sin embargo, aun teniendo una calidad suprema, se han tenido que conformar con un simple o dos episodios. A muchos os vendrá a la cabeza por ejemplo, Shenmue de Dreamcast. Hoy voy a escribir sobre un juego que es el primero (segundo cronológicamente) de una saga que en oriente dio muy mucho que hablar, pero bastante desconocida, según me consta, por tierras occidentales. A más de uno va a sorprenderle, ya que el juego en cuestión es relativamente actual, aparecido únicamente en Gamecube. Me estoy refiriendo a Baten Kaitos. Una autentica joya que en su día como digo, sacudió tierras japonesas e incluso consiguió llegar hasta aquí (no así su segunda parte, de la cual se nos privó).

Pero… ¿que hay detrás de tanto éxito? ¿Qué es lo que, en su día, encandiló a tanta gente y se convirtió enseguida en un juego de culto? Para responder estas preguntas, tenemos que atenernos a dos hechos. Para empezar, rara vez tras el nombre de la compañía Namco no se ha escondido una de esas maravillas hechas RPG. Por ejemplo, por fuerza os tiene que sonar la saga Tales, Xenosaga… auténticos juegazos cada vez mas reconocidos con el paso del tiempo y de algunos de los cuales aun sigue habiendo nuevas entregas.
Por otra parte, como decía antes, el éxito también se debe, por fuerza, al hecho de la tremenda originalidad y puntos fuertes que este juego posee, a una capacidad de innovación que solo unos pocos privilegiados poseen.

La historia nos cuenta la leyenda del mundo, este mismo, pero en un futuro (o pasado, no nos lo dejan claro) muy lejano, donde ni tierra ni océano existen tal como los conocemos hoy en día. La cruenta batalla con los dioses malignos, y las terribles descargas de energía en ella invertidas, dejaron una tierra baldía y descompuesta. La única solución, usar la poca energía restante para elevar los últimos pedazos del mundo al cielo, a modo de pequeñas islas, para así poder continuar viviendo. Así se desarrolla una nueva etapa del mundo,
con sus correspondientes especies y costumbres. En este marco, tiene lugar la continuación de esa historia, que es la del juego que nos ocupa. Parece que Namco quiso crear un universo en el que todos sus apartados fuesen envolviéndonos poco a poco y haciéndonos sentir su calidad. Si esa fue la idea, francamente, lo ha conseguido. Y es que la calidad general de este juego, de todos sus apartados, es muy elevada.

Sin abusar en ningún momento de efectos especiales muy espectaculares ni demás virguerías (y tan solo habiendo contado con gráficos CG para la Intro del juego), Baten Kaitos nos presenta un mundo muy colorista, muy ambiental, por decirlo de alguna forma, que nos alegra la vista con cada nueva situación. Los animales, el agua, las nubes… todo parece tener una razón para estar ahí y acompañarnos, tener vida propia. Desde el comienzo, en la aldea de Cebalrai, ya nos cautiva, pero aunque nos quedemos ya anonadados desde ese momento, aun no hemos visto nada. Las texturas en general, más que por su calidad, destacan por su vitalidad y por su detalle. Lo mismo casi se puede aplicar a los propios personajes del juego. Las animaciones no son ninguna barbaridad, sin embargo en las secuencias, cuando no tenemos el control sobre ellos, vemos como a cada uno se le ha dotado de una
personalidad distinta. En general es un apartado que inspira alegría, salvo claro está, los lugares mas misteriosos e inhóspitos, que también los hay. Aparte de todo esto, uno puede hartarse de ver curiosidades y guiños a otras épocas y a otros juegos, como por ejemplo, Jardín de Detourne, un clarísimo y divertido homenaje al Tower Of Druaga, o la Torre de Zosma, haciendo referencia al clásico Knight Lore (Spectum), como veis, no se han cortado con la imaginación.

En lo referente a los combates, enemigos también bastante originales, algunos se repiten, pero con muy poca frecuencia. Los Final Bosses se llevan el premio al mejor diseño, siendo de un tamaño mas que decente (espectacular el último contra el que luchamos). Algunos efectos de partículas y luces llaman poderosamente la atención cuando ejecutamos nuestro ataque en un combate. Algunos pueblos son un autentico espectáculo visual gracias, una vez más, al colorido tan vivo que poseen. Me quedo con Parnasse a nivel de color, y con Reverence a nivel de originalidad. Y por alguna extraña razón, puede que sean manías mías, pero en ocasiones me recuerda mucho en diseño a esa maravilla llamada Chrono Cross. Puede que por decorados, por personajes, por esencia… no estoy muy seguro.

Vamos con el apartado musical, que normalmente, suele ser siempre mi aspecto favorito de los RPG (cuando lo merece, claro) y esta vez con mucha razón. Creo que es el apartado que mas me ha atrapado, sus tremendas composiciones. Para todos los gustos. Tenemos desde temas más animados e incluso guitarreros, hasta las composiciones más sombrías. A destacar, aunque con el tiempo se haga bastante repetitiva (cosa normal en la mayoría de RPG) la música que nos acompaña en los combates, muy similar al rock progresivo-sinfónico. Si hablábamos de un apartado gráfico alegre, en esta ocasión no se puede decir que la música le acompañe, pues quitando alguna, como la festiva banda sonora de Komo Mai, pasan por ser
en general bastante oscuras y misteriosas, con algún punto melancólico como por ejemplo, la propia de algunos pueblos o ciudades o de algunas situaciones también. No se puede dejar de mencionar la calidad y cantidad de los diálogos a lo largo de la aventura. Decenas de horas de diálogos que por supuesto podremos entender perfectamente gracias a los textos, traducidos a nuestro idioma con una calidad y un gusto exquisitos.

Baten Kaitos tiene indudablemente muchos puntos fuertes. Gráficos, música, historia y jugabilidad se unen perfectamente formando un todo. Pero sin duda, lo que supuso la mayor nota de distinción del juego, es su sistema de combates. Más bien podríamos decir su sistema de estrategia de combates. Resulta evidente que no es el primer RPG que usa los mazos de cartas en sus combates. Podría nombrar varios juegos, pero ninguno ha usado este sistema (que yo sepa) de la forma que lo hace Baten Kaitos. A quien le pueda echar para atrás este sistema, aclarar que es mucho mas sencillo y simple de usar que lo que se pueda imaginar.

Tenemos un grupo de cartas (Magnus) que iremos actualizando a medida que avancemos en el juego. Cada carta significa un ataque, y cada carta posee 1, 2, 3 o 4 números en sus esquinas. La potencia del Magnus la indica su propio dibujo, y los números nos servirán para poder aumentar el daño del ataque haciendo “figuras” (más o menos como si de una partida de poker se tratase) a medida que las usamos en un mismo turno de ataque. Esto, que
con el tiempo se nos hace cotidiano, es extremadamente adictivo al principio, hasta tal punto que estaremos deseando entrar en combate para probar nuestras habilidades o las nuevas cartas que vayamos consiguiendo. Y parte del atractivo del juego se centra en este aspecto, es un sistema con cientos de posibilidades, pero mucho más allá del simple combate aleatorio, hay un mundo de detalles a conocer.

Las sub-misiones que nos ofrece el juego son muchas y variadas. Desde encontrar a todos los parientes de un pobre hombre, hasta recolectar animales por todo el mundo, lo que es la aventura principal se puede alargar más de lo que uno podría suponer, llegando fácilmente a tener mas de 100 horas de juego, que se dice pronto, 100 horas de puro disfrute, de una adicción que supone estar enganchado a la magnifica, enrevesada (aunque no tanto como para perder el hilo) y emocionante historia que nos regala Baten Kaitos, una historia con momentos duros, momentos de bajada y subida, en los que los personajes, 6 en total, más el espíritu protector que acompaña al protagonista (cada uno con una personalidad perfectamente definida) irán adquiriendo cada vez mas peso en el argumento. Y en cuanto al final… que
pedazo de final… verdaderamente impresionante. Más de media hora en la que se atan cabos y resuelven dudas, y sigue habiendo alguna “sorpresa inesperada” y ante todo, de esos tristes, que te dejan con la lagrimilla, que tanto me gustan. Lo único de lo que se ha de disponer para disfrutar Baten Kaitos es bastante tiempo libre, algo de paciencia para los combates y sobre todo, ganas de entender su magnífica historia.

- Lo Mejor Del Juego: Su original y adictivo sistema de combates. Su música es buenísima. La historia y la personalidad de los protagonistas. Los diálogos.

- Lo Peor Del Juego: Que te salgan las cartas mal ordenadas en el combate depende de la suerte. Que no haya prosperado más la saga.

4 comentarios:

El Elox dijo...

Este ha sido un gran juego pero pues hoy volveré a insistir en que hagas un review de golden sun...
pero ya regresando a este juego me gusta tu forma de escribir pero pues lamentablemente el sistema de cartas nunca me ha gustado... pero pues una gran historia y pues com otu dices la personalidad de los protagonistas es algo que sobre sale mucho como en FINAL FANTASY VI donde cada uno era individual y conocias la historia de cada uno... sin duda siempre me quede con las ganas de jugar este juego

JaviMetal dijo...

La verdad es que yo también lo comencé con cierto recelo respecto al sistema de lucha por cartas, pero creeme, es distinto, muchisimo mas facil y asequible que cualquier otro juego que lleve algo parecido a este sistema. En cuanto a la review de Golden Sun, la veras por aqui, dalo por hecho ;) (también la de Final Fantasy VI, por supuesto)
Saludos

Rufus dijo...

Hoy mismo, contra todo pronostico, he terminado este juego, este juegazo descomunal y lleno de magia.
Subscribo todas y cada una de las palabras de tu análisis.
La historia es muy buena y está muy bien contada. El final es una maravilla, ya que el desenlace está extensamente desarrollado y te deja muy buen sabor de boca.
La aventura me ha dudado más de 90 horas y eso que no terminado la secundarias de la bóveda, el árbol genealógico y el arca de Noé casero de la señora de las tierras heladas.

Hacia años que tenia el rol abandonado y ahora tengo casi 30 títulos pendientes imprescindibles tipo: Chrono Trigger, FF VI, Earthbound, Terranigma, los dos Zeldas de la N64, Xenogears, The last history, cuatro de la saga Tales y una docena larga de retros de la SNES.
Creo que, definitivamente, soy un viciado reenganchado.
En fin, hay que tomárselo con calma para no volverse loco y disfrutarlo.

Por cierto, no te he visto comentar nada de Wild Arms, recuerdo que lo disfrute mucho en la época de la psx 1 cuando acababa de descubrí el genero con FF VII.
No te pierdas ese diamante del viejo oeste.

Saludos

JaviMetal dijo...

Es un placer siempre conocer a jugadores que hayan disfrutado y sabido apreciar esta gran obra tanto como yo, y por supuesto, que también estén de acuerdo con mi opinión sobre él. Una joya bastante oculta, pero sin duda el mejor RPG de Gamecube, aunque tengo pendiente todavía el Baten Kaitos Origins. Estoy seguro de que si hubieses completado esas submisiones, habrías superado de largo las 100 horas de juego (personalmente es uno de los videojuegos más largos a los que me he enfrentado).

El blog está expermentando un largo parón, aunque eso solo significa que tengo muy poco tiempo en mi vida actual, no que lo haya abandonado (ni tampoco a los RPG). Los juegos que citas son absolutamente imprescindibles, así que me alegro de que seas un "viciado reenganchado" para poder jugarlos todos :)

Tengo grandes referencias de Wild Arms, es un juego que tengo pendiente en mi larga lista de RPG, y que sin duda algún día se pasará por aquí.

¡Saludos y a disfrutar de la inmensa lista de RPG retro de calidad!

Publicar un comentario

Si te ha gustado el análisis y/o te resulta interesante, deja aquí tu comentario :)